Un fuerte terremoto de magnitud 6,4 grados sacudió este domingo la turística isla indonesia de Lombok, en el este del archipiélago, donde 14 personas han perdido la vida y 162 resultaron heridas.

El movimiento telúrico de unos 10 segundos de duración sorprendió durmiendo a muchos habitantes, quienes tuvieron que abandonar sus hogares con rapidez ante el temor de derrumbes.

Miles de edificios han sufrido daños y más de 6 mil 200 familias se han visto afectadas, según el último balance de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB).

La región oriental de Lombok fue la zona donde se registró el mayor número de víctimas mortales (con 10, nueve indonesios y una procedente de Malasia), mientras que las cuatro restantes (todos locales) ocurrieron en la franja septentrional de la isla.

Además, 105 del total de heridos permanecen en estado grave, mientras las autoridades continúan con el recuento de víctimas y daños.

Varias personas son atendidas en el suelo o en camilla en el exterior de un centro sanitario del municipio de Sembalun, donde se localizó el hipocentro, mientras se escuchan los lamentos de los familiares, como se puede apreciar en un vídeo captado por testigos.

El interior de la clínica, lleno de escombros y con grietas, no es seguro ante el riesgo de que una de las hasta ahora 124 réplicas del terremoto provoque el derrumbe el edificio.

También podría interesarte  España pierde población

La BNPB ha informado de la necesidad de personal y equipo médico, camillas y comida, mientras que agencias como la Cruz Roja han enviado mantas, lonas impermeables, sacos de dormir y paquetes de ayuda para las familias afectadas.

No obstante, el portavoz de la BNPB, Sutopo Purwo Nugroho, indicó que a pesar del derrumbe de un centenar de edificios las infraestructuras de la isla, como el sistema eléctrico, de telecomunicaciones y carreteras, en general continúan operativas.

Sutopo indicó además que el acceso al volcán en activo Rinjani, una de las atracciones turísticas de Lombok, ha sido cerrado debido a avalanchas de tierra y ha obligado a la evacuación de 826 montañistas, entre nacionales y extranjeros.

La víctima mortal de nacionalidad malasia es una mujer de 30 años que falleció al derrumbarse el edificio donde se alojaba y tenía previsto ascender, junto a otros montañeros, el volcán.

Además, varios turistas españoles se encontraban en Lombok y las adyacentes islas Gili, a unos 45 kilómetros del hipocentro, donde también se ha notado el temblor.

Agencias.