Japón anunció este miércoles su salida de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), tal y como advirtió en septiembre que haría, con el objetivo de “reanudar la caza comercial el próximo julio”, pero se anticipó que ya no lo hará en la Antártida, según un portavoz del gobierno.

El jefe de gabinete Yoshihide Suga dijo que la caza comercial se limitará a sus aguas territoriales y zonas económicas exclusivas.

La CBI impuso una moratoria a la caza comercial en la década de 1980 debido a la caída en la población ballenera. Japón adoptó lo que denominó caza con fines de investigación y ahora afirma que las poblaciones se han recuperado lo suficiente para permitir su explotación comercial.

También podría interesarte  Grupo sirio promete lealtad a al Qaida

El programa de investigación japonés fue criticado por ser considerado una fachada para la caza comercial debido a que la carne de ballena se vende las regiones del interior de Japón.

La nación asiática ha dicho que la comisión se ha convertido en un opositor a la caza de ballena más que en una organización que pugne por su sustentabilidad.

La decisión podría costarle al país una oleada de críticas internacionales por parte de gobiernos y organizaciones de defensa de los animales.

Agencias.