Las inyecciones diarias de insulina, que se administran las personas diabéticas, podrían desaparecer en un futuro gracias a una cápsula que la libera directamente en el estómago, una técnica que hasta ahora se ha probado en cerdos, según un informe que publicó Science.

Los científicos del Brigham and Women’s Hospital de Boston diseñaron la píldora, compuesta por una cápsula biodegradable del tamaño de un garbanzo, que contiene una micro aguja de insulina, detallaron en un comunicado de prensa del centro estadounidense.

Una vez en el estómago, la cápsula se disuelve y la aguja se auto inyecta, algo prácticamente imperceptible para los pacientes, según Giovanni Traverso, coautor del estudio, ya que éste órgano no contiene fibras nerviosas receptoras de dolor.

También podría interesarte  Surcoreanos se retiran de Norcorea

Además, el dispositivo oral, también llamado SOMA, es capaz de auto orientarse, gracias a su forma y la distribución de su densidad, para que la micro aguja se inyecte correctamente en el estómago. Por lo tanto, da igual cómo caiga la píldora, siempre va a poder orientarse para estar en contacto con las paredes estomacales.

Los investigadores se inspiraron para el diseño del SOMA en la tortuga leopardo, una especie africana que es capaz de enderezarse si se queda boca arriba.

Agencias.