Un estudio recientemente publicado por la revista Science hecho por la NASA reveló que el cuerpo humano es capaz de rejuvenecer en el espacio, investigación que se realizó en el cuerpo de los astronautas a misiones prolongadas en el espacio según “Estudio de los gemelos “, o Twins study.

En este estudio los científicos analizaron los cambios experimentados en el cuerpo del astronauta Scott Kelly durante 340 días en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) entre 2015 y 2016 y fueron comparados con los de su hermano gemelo Mark, quien permaneció en la Tierra.

Los hermanos fueron sometidos a controles antes y después de la misión de Scott, quien tenía 52 años, cuyas muestras fueron enviadas a la Tierra, fueron más de 80 expertos de 12 universidades y 10 equipos de trabajo, quienes se encargaron de llevar a cabo el análisis de la información.

De esta manera se pudo observar la pérdida de densidad ósea, alteraciones en la microbiota, aumento en marcadores de inflamación y cambios en el globo ocular son regulares cuando se desenvuelve en un entorno cerogravitacional.

Sin embargo, Scott Kelly también experimentó cambios genéticos, uno de los principales cambios fueron los telómeros, los extremos de los cromosomas que aseguran su replicación correcta durante la división celular, los cuales están relacionados con el envejecimiento.

Las longitudes de los telómeros tienden a acortarse a medida que envejecemos; sin embargo, los factores del estilo de vida, el estrés y las exposiciones ambientales también pueden afectar la velocidad a la que se produce este acortamiento.

Uno de los descubrimientos más sorprendentes del Estudio de los Gemelos de la NASA es que Scott experimentó un cambio en la dinámica de la longitud de los telómeros durante el vuelo espacial y pocos días después del aterrizaje. Los resultados de esta investigación pueden ayudar a evaluar la salud general e identificar posibles riesgos a largo plazo.

Agencias.