Un grupo de científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) elaboró vacunas a partir de pólenes frecuentes en la atmósfera de Ciudad de México, para combatir alergias que afectan la funcionalidad pulmonar de cerca de 10 por ciento de la población del país.

“Las vacunas personalizadas a partir de esos granos contribuirán a la reducción de asma alérgica, pues solo se aplicarán a los pacientes los antígenos a los que son susceptibles”, dijo el director de la investigación, César Augusto Sandino Reyes López.

Destacó que el tratamiento es aplicado por médicos alergólogos para evaluar sus efectos en los servicios de alergia de los hospitales General de México, Juárez de México, de Petróleos Mexicanos y Regional de Alta Especialidad de Oaxaca.

Para hacer llegar los beneficios a un mayor número de gente, el médico adelantó que en la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía establecerán convenios con otras instituciones del sector salud que ofrezcan servicios de alergia.

A través de la inmunoterapia, dijo el experto, se cambia el curso normal de la enfermedad, pues se logran reacciones tipo protector de manera similar a una vacuna convencional.

Reyes refirió que con la inmunoterapia se cambia el curso de la enfermedad, y se logran reacciones protectoras como una vacuna convencional.

Anticuerpos
La vacuna estimula la formación de anticuerpos que bloquean al alérgeno para que no pueda unirse a los receptores de las células generadoras de las respuestas sintomatológicas.

Para 2020
El doctor estimó que los primeros resultados de la terapia de desensibilización estarán listos a finales de 2020.

Agencias.