Agencia El Universal

GUADALAJARA, Jal., junio 12 (EL UNIVERSAL).— El candidato de la izquierda a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, descartó interponer una queja ante el Instituto Federal Electoral (IFE) por la presunta intromisión del presidente Felipe Calderón en los comicios.

El domingo por la noche, en el segundo debate, López Obrador dijo que ahorrará 300 mil millones de pesos en el gobierno federal, a través de un programa de austeridad; sin embargo, en su cuenta de Twitter el presidente Felipe Calderón Hinojosa puso un mensaje para señalar que esa cifra no se tendría de ese ahorro, sino dos mil millones de pesos.

Además, este lunes el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, también refutó las cifras del tabasqueño.

Al respecto, al ser interrogado sobre la injerencia del presidente Calderón en las campañas electorales, el aspirante a ocupar Los Pinos dijo que respeta la libertad de expresión.

En su tradicional conferencia de prensa mañanera, el tabasqueño evitó polemizar con Calderón.

A pregunta expresa, dijo que no va a interponer queja alguna. Reiteró que sus cifras son correctas, y tiene experiencia como jefe de Gobierno del Distrito Federal.

La fórmula, continúo, es sencilla: combatir la corrupción, porque es mucho dinero que se va por el caño de este problema. En segundo lugar, hacer un gobierno austero, sin lujos, porque actualmente cuesta mucho dinero al pueblo mantener al gobierno; es mantenido y bueno para nada, por lo que vamos ajustar el gasto superfluo y todo lo que son privilegios van a desaparecer.

También podría interesarte  Presenta PT iniciativa contra ataques a prensa

Pide a la gente no tener miedo

En su cierre de campaña en la ciudad de Aguascalientes, López Obrador insistió en que ya hay “guerra sucia” en su contra y se esparcen rumores de que va a expropiar casas y bienes, lo que aclaró, es falso.

El político tabasqueño pidió además a la gente no tener miedo, y adelantó que de ganar las elecciones el próximo 1 de julio, el cambio será “tranquilo”.

Afirmó que, como en “la época de Hitler”, sus adversarios meten miedo para que la gente no despierte.

Todo, dijo, va a depender de cómo se maneje el presupuesto. “Hay que orientar mucho a la gente para que no se le impida el cambio por el miedo, porque estos desde la época de Hitler manejan el miedo para que la gente no despierte ni haga valer sus derechos”, dijo, al tiempo que aseguró que el cambio sucederá sin conflicto.

En el mitin masivo, el candidato presidencial de la izquierda, anunció que el 27 de junio será su cierre de campaña en el Zócalo capitalino, pero antes convocará a una marcha que partirá de la columna del Ángel de la Independencia al primer cuadro del Centro Histórico.

“Estamos pensando que no va a ser nada más el Zócalo, vamos a convocar seguramente a una marcha desde el Ángel hasta Zócalo, porque el Zócalo no nos va alcanzar y vamos hacerlo en todo el Paseo de Reforma, porque van a ver cuanta gente va a llegar a ese cierre de campaña”, dijo.