Ricardo Monreal, coordinador de campaña de López Obrador, durante una conferencia de prensa.

Agencia AP

MEXICO (AP) — La izquierda se prepara para pedir la invalidez de la elección presidencial en la que resultó ganador el Partido Revolucionario Institucional por considerar que los comicios no fueron limpios ni equitativos.

Ricardo Monreal, coordinador de campaña del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, dijo que en la impugnación a los resultados electorales que tienen previsto interponer el jueves argumentarán entre otras cosas que el PRI superó los límites de gasto permitidos por la ley y que estuvo detrás de la compra de votos lo que a su juicio no habría permitido realizar elecciones libres.

“Se violaron los principios de certeza, de imparcialidad, de equidad, de objetividad y de profesionalismo”, señaló Monreal, citado el jueves por el diario El Universal.

Eso, añadió, contraviene la Constitución que establece entre otras cosas que las elecciones deben ser “libres y auténticas”, lo cual sería suficiente para invalidar la elección.

También podría interesarte  Nadie atendió plaga de chinches en el Issste

La consecuencia de la invalidez sería que se ordenaran y en consecuencia que se realizaran nuevas elecciones, algo que no todos ven como factible ante lo que consideran una dificultad para reunir las pruebas, por ejemplo, de la compra de votos.

El tribunal electoral será el responsable de resolver cualquier impugnación y tiene hasta principios de septiembre para dar su fallo y determinar si valida o no la elección que dio el triunfo a Enrique Peña Nieto, del PRI, con un 38,21% de la votación.

De cómo sea resuelta la impugnación también dependerá las acciones futuras de la izquierda, que hace seis años encabezó protestas callejeras en la capital al quedar también en el segundo lugar de la votación y que llegó a generar el rechazo de una parte de la población.

Ahora, sin embargo, algunos ven a una izquierda más madura que preferirá mantener su oposición en los canales institucionales en lugar de lanzarse nuevamente a las calles.