Agencia El Universal

MÉXICO, D.F., agosto 6 (EL UNIVERSAL).- El incremento de 50% de personas con alguna adicción se agrava el problema de salud en México, pues de acuerdo con información de la Comisión Nacional Contra las Adicciones (Conadic) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), además de que deriva en enfermedades como el VIH, incapacidades laborales y muertes, atender a los enfermos que consumen algún tipo de sustancia representa aproximadamente un costo de 100 millones de pesos mensuales, es decir 3.2 millones de pesos al día.

José María Suárez Osuna, presidente de Casa Mispah y Patrick Haggerson, director del Instituto Betty Ford, dedicados a la prevención y tratamiento de adicciones, no han sido suficientes los esfuerzos para combatir ese fenómeno y nunca han sido bastantes los recursos económicos, por lo que se requiere redoblar esfuerzos en un marco en el que se deben aplicar más programas actualizados enfocados al objetivo de esas organizaciones.

En conferencia de prensa, donde se insistió en que la situación es más grave entre los jóvenes, Suárez Osuna detalló con base en consultas realizadas por instancias federales, el 40% de enfermos de VIH es por uso de drogas, en tanto que 20% de los accidentes de trabajo en México, están relacionados con la ingesta de alcohol, así como de drogas y uno de cada 10 trabajadores resulta incapacitado y 10 mueren.

También podría interesarte  Está grave Chavela Vargas

Son más de 32 millones de personas que tienen entre 12 y 65 años de edad, los que consumen bebidas alcohólicas, de los cuales, 19.1 millones son hombres y 13.3 millones mujeres.

Además, ocho de cada 10 hombres, que representa 79% y 5 de cada 10 mujeres, 53%, han consumido alcohol alguna vez en su vida. En total, 32 millones entre 12 y 65 años de edad son bebedores.

Haggerson y Suárez coincidieron en la importancia de la participación de toda la familia para la rehabilitación de un adicto, para lo cual no sólo se requiere tratamientos ambulatorios como los que tienen en los grupos de Alcohólicos Anónimos, sino también de internamiento en clínicas para su desintoxicación y rehabilitación.

Destacaron en este marco el trabajo que realizan coordinadamente el Instituto Betty Ford y Casa Mispah con tratamientos para niños, adultos y familiares.