José Sarukhán, ex rector de la UNAM.

Agencia El Universal

MÉXICO, D.F., octubre 31 (EL UNIVERSAL).- El Estado mexicano es un usuario “extremadamente pobre de la información que se produce en el país”, por lo que una secretaria de ciencia, tecnología e innovación por sí sola no resuelve nada, se requiere una que conjunte a la educaciónm superior, afirmó José Sarukhán Kermez, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

José Sarukhán recordó que cuando colaboró en el gabinete del presidente Vicente Fox sugirió que debería existir esa Secretaría de Educación Superior y de Investigación, porque sería “quitarle al Conacyt una cantidad enorme de funciones que no tiene por qué tener y que deberían estar en esta secretaría”.

Propone dejar al Conacyt como un gran coordinador nacional de los esfuerzos de ciencia y que trabaje en esta coordinación con un grupo muy pequeño de personal, pero a un nivel muy alto.

“Estoy hablando de un Conacyt chiquito y creo que esa es la manera en que podría funcionar mejor, quitarle los centros de investigación y hacer un sistema que podría estar dentro de la secretaría a la que me refiero y dejar a ésta la función que no hace el Conacyt, que es el estímulo y la coordinación del desarrollo de la investigación y la tecnología. Los aparatos que teníamos para esto no están funcionando en México”, aseguró.

También podría interesarte  Dispuesto a ir a IFE por “pase de charola”

El también ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias consideró que “la tradición en México indica que lo único que ocurre es que se burocratiza todo”.

Planteó que si va a haber algo nuevo en ese sentido debería ser una secretaría “que una a la educación superior con la investigación. Entonces eso sería una Secretaría de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, que es algo totalmente distinto. Esa es la que debería existir”.

Del documento Hacia una agenda nacional en ciencia, tecnología e innovación, afirmó que no lo conoce a detalle, pero considera que hay cosas que se han dicho por décadas, aunque también hay propuestas nuevas.

“En la medida en que la sociedad y los gobiernos no entiendan que la forma de cambiar al país es con la generación de inteligencia, con conocimientos para entender los problemas y resolverlos, poco podremos avanzar. Podemos hablar de muchos porcentajes presupuestales y cosas de ese tipo que no van a servir de nada. También se encuentra la necesidad de comprender que la capacidad de generar inteligencia no se da exclusivamente en las universidades”, aseguró.