Agencia El Universal

MÉXICO, D.F., enero 6 (EL UNIVERSAL).- Las auditorías Superior de la Federación y del estado de Yucatán investigan presuntos desvíos de recursos en 16 ayuntamientos de esa entidad, por irregularidades en la construcción de pozos pluviales con rejillas, por un monto de 148 millones 504 mil 411 pesos.

Según las denuncias presentadas ante esos órganos por el senador panista Daniel Gabriel Ávila -interpuestas desde que era diputado en la anterior Legislatura-, se tratan de “posibles actos de corrupción en el desvío de recursos públicos federales” del Fideicomiso para el Desarrollo de los Estados y Municipios.

Mérida, Maxcanú, Umán, Muna, Mocochá, Sotuta, Timicuy, Homún, Huhí, Cuzama, Panabá, Tixcacupul, Kantunil, Chikindzonot, Chichimilá, Yaxkukul, son los municipios “en los que se han realizado obras de construcción; sin embargo, cada uno de los pozos perforados fue contratado a precios por encima de los existentes en el mercado”.

Se pagaron de 60 mil a 85 mil pesos por cada perforación, a pesar de que existen cotizaciones de 14 mil a 16 mil pesos.

“Se están pagando entre 46 mil y 69 mil pesos en exceso”, señaló.

Ávila explicó que hasta la fecha todavía no hay resultados de las denuncias que presentó entre febrero y mayo del año pasado. La Secretaría de la Función Pública del sexenio pasado declinó indagar, ya que se trataba de dependencias que no están bajo su jurisdicción.

También podría interesarte  Pattison y Stewart huyen de su ex-hogar

– Se esfuman recursos para salud

En otro caso, en Tabasco, el secretario de Finanzas del pasado gobierno de Andrés Granier Melo, José Sainz Pineda, fue señalado como el responsable de la crisis del sector salud por “desaparecer los recursos”. También fueron acusados tres ex directores de hospitales Regionales de Alta Especialidad de la entidad, quienes fueron destituidos el pasado 27 de diciembre por la presunción de irregularidades en adquisiciones.

Según los ex directivos, al finalizar la administración de Granier tenían adeudos de más de mil millones de pesos.

Los ex directores Humberto Azuara Forcelledo, del Hospital de Alta Especialidad Juan Graham Casasús; Luis A. Ojeda Jiménez, del Hospital Gustavo A. Rovirosa, y Gonzalo Neme Díaz, del Hospital del Niño Rodolfo Nieto Padrón, dijeron que el ex funcionario quitó recursos presupuestados para esas clínicas.

Desde el año 2007 los recursos federales etiquetados para programas de salud fueron desviados a la Secretaría de Finanzas, en lugar de que se depositaran directamente a la Secretaría de Salud.

En conferencia, sostuvieron que se vieron forzados a realizar esas adquisiciones, ya que era prioritario y urgente “salvar vidas”, pues pasaban a través de un desastre financiero que prácticamente tenía paralizados a los hospitales que ya no contaban “ni con jeringas”.

“No sabemos a dónde fue a parar todo ese dinero”, señalaron.