Brutalidad. Víctimas piden reparar el daño y sancionar a los policías involucrados

 

EL UNIVERSAL

El gobierno mexicano expresó públicamente sus disculpas por el exceso de fuerza empleado por policías del Estado de México y las violaciones a los derechos humanos de las víctimas cometidas durante los operativos del 3 y 4 de mayo del 2006 en San Salvador Atenco.
Este jueves en Washington, durante una audiencia en la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Lía Limón García, subsecretaria de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, señaló que existe el reconocimiento por parte del Estado mexicano de las graves violaciones que se cometieron durante dicho operativo.
“El Estado mexicano desea manifestar su profunda solidaridad con las víctimas a partir del reconocimiento de que se violaron sus derechos humanos y expresamos nuestra voluntad para que se logre la reparación integral y ofrecemos una disculpa pública por los excesos cometidos por las fuerzas del orden”, manifestó la funcionaria.
Esta audiencia se desarrolló a petición de los denunciantes del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), quienes solicitaron la intervención de la CIDH para que al menos 11 víctimas de violencia sexual y tortura cometida por policías en San Salvador Atenco puedan acceder a la justicia.
El gobierno mexicano también ofreció resolver el asunto a través de una solución amistosa, misma que fue rechazada por las víctimas.
Bárbara Italia Méndez, una de las víctimas, señaló que el gobierno mexicano tuvo 6 años para castigar a los responsables de los graves abusos y “hasta ahora no se nos ha hecho justicia”, por lo que solicitó a la CIDH que se pronuncie al respecto para que se repare el daño y se sancione a los policías involucrados.