Indiciada. Marlis Cupil López asegura que fue golpeada y torturada por autoridades tabasqueñas que la obligaron a firmar una declaración

EL UNIVERSAL

Villahermosa, Tabasco.- La asistente del ex secretario de Finanzas de Tabasco (José Saíz Pineda), Marlis Cupil López pasó de testigo a indiciada en la investigación que realiza la Procuraduría General de Justicia de Tabasco (PGJT) por lo que también será llamada a comparecer ante el Ministerio Público local.

El Ministerio Público local giró un acuerdo para que se presente a declarar el próximo 5 de junio a las 13:30 horas ante la fiscal Luz de Alba Pardo, quien integra la indagatoria.

Hace dos semanas la PGJT decomisó del domicilio de Cupil López 88.5 millones de pesos en efectivo dentro de cajas de cartón en la refaccionaria Jomali, del municipio de Nacajuca, presuntamente propiedad de Saíz Pineda.

Cupil inicialmente colaboró de manera voluntaria con las investigaciones hasta el decomiso, luego apareció en la ciudad de México y argumentó que fue “torturada” por lo que presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos y obtuvo un amparo de un juez federal ante posibles órdenes de aprehensión.

También podría interesarte  Toronto sigue imparable: 11 victorias en fila

El jueves pasado el ex gobernador de Tabasco Andrés Granier Melo evadió presentarse a declarar ante el Ministerio Público local al argumentar que “no fue legalmente citado”, explicó su abogado Eduardo Luego Creel.

Saíz Pineda está citado a declarar el próximo 7 junio.

LA IMPLICADA

Por su parte, Marlis Cupil López es la dueña del predio donde fueron encontrados los 88.5 millones de pesos en efectivo. En días pasados acusó que fue privada de su libertad y golpeada por las autoridades ministeriales tabasqueñas.La también secretaria de José Manuel Sáiz Pineda, ex titular de Administración y Finanzas durante el gobierno de Andrés Granier acusó que las autoridades la forzaron a firmar una declaración en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), en la que ella daba la dirección donde se encontraron los más de 88 millones de pesos.

De igual forma, Cupil López asegura que las cajas de dinero fueron llevadas por los propios encapuchados de la Procuraduría, además de que la amenazaron incluso de muerte si lo contaba.

Los abogados de la empleada anuncian que demandarán a Arturo Núñez, el actual gobernador de Tabasco.
Actualmente Marlis Cupil López se encuentra en un hospital de la Ciudad de México y asegura que teme por su vida.