Declaraciones. Familiares de los menores han señalado que en el incendio habrían estado involucradas al menos tres personas, una de ellas cercana a Eduardo Bours, quien durante la tragedia era gobernador de Sonora

Associated Press

Cuatro años después de la muerte de 49 niños en el incendio de una guardería ABC, al norte de México, la peor tragedia de su tipo, la Procuraduría General de la República informó que investiga si la conflagración fue provocada y no accidental como se ha sostenido.

El subprocurador de Control de la Procuraduría, Renato Sales, dijo el miércoles en MVS Radio que la dependencia inició hace unas semanas la investigación de una nueva línea en torno al incendio de la guardería en junio de 2009 luego de que familiares de los menores y sus abogados le entregaron información sobre la posibilidad de que alguien lo hubiera provocado para destruir documentos relacionados con una deuda millonaria del gobierno del estado donde se localizaba la estancia infantil.

El funcionario señaló que el titular de la Procuraduría ha instruido revisar todas las investigaciones hechas hasta ahora para determinar si todo se realizó correctamente.

“La instrucción del procurador es investigar la investigación… ir de principio a fin”, dijo.

La guardería ABC de Hermosillo, capital del estado norteño de Sonora, se incendió el 5 de junio de 2009 y autoridades federales concluyeron que la conflagración se había debido al sobrecalentamiento de un equipo de enfriamiento localizado en una bodega adyacente a la estancia infantil. Además de los 49 fallecidos, 75 menores resultaron lesionados.

La bodega donde comenzó el incendio pertenecía a la Secretaría de Finanzas del gobierno de Sonora. Los familiares de los menores han dicho que han obtenido información de que alguien prendió fuego de manera intencional al lugar para eliminar documentos relacionados con una deuda por unos 10.000 millones de pesos (unos 784,7 millones de dólares).

Luego de la tragedia, más de una docena de funcionarios fueron señalados como posibles responsables de no tomar las precauciones debidas para evitar la tragedia, pero los cargos que se presentaron en su contra fueron por homicidio y lesiones no intencionales, por lo que la mayoría salió bajo fianza al no tratarse de un delito grave.

Testigos señalaron tras el incendio que la guardería sólo tenía una salida que funcionaba, además de que presentaba condiciones insuficientes de seguridad.

Desde hace tres años el 5 de junio es día de duelo nacional por la muerte de los menores.

Los familiares de los menores han señalado que en el incendio habrían estado involucradas al menos tres personas, una de ellas cercana a Eduardo Bours, quien durante la tragedia era gobernador de Sonora.

Sales dijo que ya se ha solicitado información al gobierno estatal sobre los documentos que resguardaba la bodega y que también analizan el fideicomiso a través del cual se habría generado la deuda millonaria para determinar si los recursos se aplicaron correctamente.

El subprocurador dijo que “lo menos” que la autoridad federal puede hacer por las víctimas y sus familiares “es investigar profunda, exhaustivamente” para determinar con precisión qué pasó.