La Cámara de Diputados aprobó este miércoles el dictamen de reforma política del Distrito Federal en lo general y en lo particular, que le permitiría convertirse en la entidad federativa número 32, con el nombre oficial de la Ciudad de México. El dictamen fue regresado al Senado de la República.

El documento fue avalado en lo general por mayoría calificada de 386 votos a favor, 33 en contra y una abstención; posteriormente se desecharon las 58 reservas a 10 artículos, que presentaron 16 diputados, y se aprobó en lo particular por 329 votos a favor, 53 en contra y una abstención, informó la Cámara de Diputados a través de un comunicado.

El Senado de la República, a donde será devuelta la reforma, aprobó el dictamen el pasado 28 de abril.

Los diputados federales reformaron este miércoles un total de 54 artículos constitucionales, mismos que hacen referencia al Distrito Federal y que deben modificarse, ya que se cambia el nombre para denominarse Ciudad de México.

El cambio de nombre viene acompañado en la propuesta de reforma al artículo 40, del reconocimiento literal de la Ciudad de México, como parte integrante de la República, unida en una federación, junto con la totalidad de los estados.

El dictamen establece que el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) emitirá la convocatoria para la elección de los diputados constituyentes a más tardar dentro de los siguientes 15 días a partir de la publicación de este decreto, en lugar de la primera semana del mes de diciembre de 2015, como estaba.

La Ciudad de México seguirá siendo la sede de los Poderes de la Unión y capital de los Estados Unidos Mexicanos.

En el documento se precisa que es la entidad federativa, sede de los Poderes de la Unión, que goza de autonomía en todo lo concerniente a su régimen interior y a su organización política y administrativa.

La Ciudad de México tendrá su propia Constitución Política, que regirá la conducción del estado, con lo que se proporcionará estabilidad a las reglas que determinan la forma en que se ejerce el poder público por parte de los órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial de la Ciudad.

También podría interesarte  EPN: violencia en México ha descendido

Con el dictamen aprobado, se elimina la figura jurídica de las delegaciones políticas y se crean las demarcaciones territoriales, que serán encabezadas por un alcalde y concejales.

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) se convertirá en un Congreso local, por lo que adquirirá la facultad para aprobar o rechazar reformas constitucionales, como el resto de las legislaturas estatales, formando parte del Constituyente.

La reforma política conlleva avances basados principalmente en el goce de una autonomía inédita, debido a que el gobierno federal mantendrá la responsabilidad del financiamiento a la educación y a los servicios de salud. Por lo tanto, recibiría más recursos por parte del gobierno federal para programas sociales.

El Ejecutivo local podrá nombrar libremente a los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Procuraduría General de Justicia, ya que actualmente el Presidente de la República debe dar su visto bueno, tal y como se estipula en el artículo 122.

También se elimina la facultad del Senado para poder remover de su cargo al Jefe de Gobierno, como lo establece actualmente la Constitución en la fracción IX del artículo 76.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, celebró la aprobación de la reforma política en la Cámara de Diputados, informó el Gobierno del Distrito Federal (GDF) a través de un comunicado.

 www.cnnexpansion.com
(Foto: ‏@QuadratinMexico)