Joaquín el Chapo Guzmán Loera ya podrá dormir más de dos horas seguidas en el penal del Altiplano, luego de que sus abogados tramitaran un amparo para detener el protocolo que se le aplica al narcotraficante.

Como parte del protocolo realizado por el personal del penal, el Chapo es despertado cada dos horas para que pase revista, indica el abogado José Refugio Rodríguez en entrevista con Radiofórmula.

“(Del protocolo también) derivaban actos prohibidos por el Artículo 22 (constitucional) como es el mantenerlo segregado, la aplicación de tormentos y la incomunicación”, indicó el litigante.

Por lo que este sábado, la defensa legal del Chapo interpuso un amparo, y este mismo fin de semana, se le notificó al Chapo que ya había obtenido la suspensión de dicho protocolo.

Sin embargo, José Refugio Rodríguez indica que aún desconoce los detalles de esta suspensión debido a que sólo fue notificada a Guzmán Loera.

De acuerdo con Refugio Rodríguez, el recurso legal únicamente defiende al capo contra la aplicación del protocolo, aunque ya se trabaja para que esta medida se amplíe y que el reglamento del penal se ajuste a lo establecido por el Control de Convencionalidad de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“(El amparo del sábado) fue únicamente para combatir la aplicación de esos actos (del protocolo) por la urgencia del momento, porque si hubiera promovido (un amparo) contra la expedición del reglamento, hubiera corrido el riesgo de que por criterio del juzgado se me hubiera abierto un incidente de suspensión y no se me resolvería en horas inhábiles”, dijo Refugio Rodríguez.

También podría interesarte  Detienen a Dámaso López, líder del Cártel de Sinaloa

Renato Sales, titular de la Comisión Nacional de Seguridad, dijo horas más tarde en una conferencia de prensa que un Juzgado de Distrito negó dicho amparo por considerar que las medidas son adecuadas para garantizar su seguridad y evitar una nueva fuga.

La defensa y los familiares de Guzmán Loera han denunciado el trato que recibe el exlíder del Cártel de Sinaloa en la prisión del Altiplano, de donde escapó en julio de 2015 y volvió tras su recaptura en enero de este año.

En febrero pasado, el Chapo indicó a su abogado Juan Pablo Badillo que era despertado cada dos horas en la noche con estridencia: “apenas estoy agarrando el sueño y me despiertan para pasar revista. Me están convirtiendo en un zombi’”, indicó el capo a Badillo.

La pareja actual de Guzmán Loera, Emma Coronel, ha acudido a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quien ya revisó al capo y determinó que sí han existido violaciones a sus garantías individuales.

cnnexpansion.com