Nunca se imaginó una mujer que comentarle a su marido que unos vecinos constantemente la “piropeaban”, le costaría la vida a su cónyuge y a dos amigos de este, pues cuando fueron a reclamar, un joven desenfundó una pistola y los asesinó a balazos.

Los hechos que costaron la vida de estos 3 sujetos identificados como Marco Antonio y Fernando Ordóñez Paredes, de 22 y 24 años de edad respectivamente, además de Samuel Martínez Orduña, de 32, se registraron minutos después de las 19:00 horas del jueves, en la esquina de la Avenida Emiliano Zapata y la calle de Primera Cerrada de Tráfico, en la Colonia El Tráfico, en Nicolás Romero, Estado de México.

Autoridades policiacas informaron que de acuerdo a las primeras investigaciones que se realizaron,  la mortal trifulca se registró luego de que la esposa de uno de los involucrados le confesó que unos vecinos que se encontraban en ese momento en la calle constantemente le lanzaban “piropos”.

Esta situación, dijeron, desató la ira del esposo, quien acompañado por otros dos amigos salió para encarar a sus vecinos, a quienes con palabras altisonantes reclamó airadamente, lo que ocasionó un intercambio de insultos que terminó en riña campal.

Debido a que durante la pelea el esposo de la mujer y sus dos amigos superaban ampliamente a sus contrincantes, uno de ellos, un joven de 16 años de edad, sorpresivamente sacó de entre sus ropas una pistola y ante la sorpresa de todos los curiosos que presenciaban la pelea los mató a balazos.

También podría interesarte  Represión, característica del sexenio pasado

Mientras que el esposo ofendido y sus acompañantes quedaron tirados sobre la calle, el presunto homicida y dos de sus cómplices pistola en manos se abrieron paso y sin que familiares y vecinos de los occisos pudieran hacer algo por detenerlos, se dieron a la fuga.

Sin embargo, como los mismos familiares y vecinos de los occisos rápidamente pidieron el auxilio de la policía, elementos de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana y de la policía municipal casi enseguida llegaron al lugar y metros adelante los ubicaron y detuvieron cuando corrían por la calle.

El presunto homicida y sus familiares, identificados como Germain Argenis, Oscar y Germán García Castillo, de 33, 16 y 59 años de edad, respectivamente, fueron trasladados en medio de un fuerte dispositivo de seguridad a las instalaciones del centro de justicia local, donde quedaron a disposición del ministerio público. En las próximas horas se determinará la situación jurídica de cada uno de ellos.

lapoliciaca.com