Especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla señalaron que cambios en los estilos de vida actual pueden contribuir a reducir los riesgos de padecer esta enfermedad.

En el marco del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, que se conmemora este 17 de mayo, Carlos Santamaría, médico internista y jefe de Hospitales de Segundo Nivel del IMSS delegación Puebla, explicó que es la elevación anormal de las cifras de tensión en las arterias, lo que ponen en riesgo la vida o la función idónea de algunos órganos.

Dijo que los factores que contribuyen para desarrollar este padecimiento son muchos y van desde herencia genética, en las cuales el paciente tiene una alta predisposición a padecer la enfermedad.

Otra causa es la suma de factores de riesgo, como el sedentarismo, una mala alimentación rica en grasas saturadas, consumo elevado de sal, así consumo de tabaco y alcohol y no realizar una actividad física.

“A la hipertensión también se le conoce como la Muerte Silenciosa porque no se detecta a tiempo debido a que en algunas personas puede ser asintomática. Tampoco se recibe un tratamiento oportuno, lo que ocasiona muchas veces la muerte del paciente”, comentó en entrevista.

Quienes la padecen pueden registrar molestias como cefalea (dolor de cabeza en la mayoría de los casos) y alteraciones de tipo cardiovasculares, refirió.

En tanto, Sofía Reyes Niños, coordinadora de Salud Pública del IMSS delegación Puebla, en entrevista agregó que el sobrepeso y la obesidad también son un alto riesgo que contribuye a padecer presión arterial alta.

Al respecto, comentó que del total de derechohabientes del IMSS en Puebla, el 35 por ciento padece obesidad, por ello la importancia del trabajo de prevención de enfermedades.

También podría interesarte  Avalan alianza Televisa-Iusacell, CFC la condiciona

“Si nosotros dejamos que continúen los pacientes con sobrepeso u obesidad, en el futuro estos derechohabientes también padecerán de hipertensión arterial, pero también puede derivar en una diabetes o enfermedades como el cáncer”, abundó.

A través del programa PrevenIMSS se da seguimiento al estado de salud de los derechohabientes; hombres, mujeres arriba de 25 años de edad, así como los adultos mayores, quienes deben acudir por lo menos una vez al año para hacerse sus detecciones, chequeo de la presión, toma de tallas y peso, entre otros.

“Si alguno de los pacientes tuviera una presión arriba de 130/90 o de 140/90 se le da un seguimiento para descartar que sea hipertenso, porque de no controlarse la presión se corren los riesgos como sufrir una hemorragia, un accidente vascular, un infarto, o afectar el riñón y ello derivar en una insuficiencia renal”, insistió.

En el IMSS se cuentan con los medicamentos y los programas para cambiar los estilos de vida que permitan que los pacientes de hipertensión arterial puedan tener su presión controlada ya que este padecimiento no se cura, solo se controla en quienes la padecen, señaló.

En el IMSS la hipertensión arterial es la segunda causa de enfermedades crónico-degenerativas, así como la segunda en visitas a la consulta del médico familiar, primera de citas con segundo nivel, así como la principal en área de Urgencias.

terra.com.mx