Este jueves quedará liberado el precio de la gasolina y el diésel en todo el territorio nacional, lo que marca el fin del proceso iniciado en febrero de este año y previsto en la Reforma Energética aprobada por el Congreso de la Unión a finales de 2013.

Esto significa que apartir de este día, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dejará de publicar una relación diaria con el precio máximo de los combustibles, su bien se continuará con el estímulo semanal al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) durante el último mes de 2017 y todo el año que entra, mecanismo que pretende “amortiguar las variaciones abruptas en los precios de las referencias y el tipo de cambio”, indicó la dependencia federal en un comunicado.

Para dicho fin, la SHCP publicó el miércoles en el Diario Oficia de la Federación “una adecuación a la metodología del cálculo de los estímulos al IEPS” que busca hacerla “consistente con el nuevo entorno de precios liberados”. Estos cambios, recalcó Hacienda, “no modifican la mecánica de cálculo de los estímulos semanales al IEPS”.

Tras el anuncio, el subsecretario de Ingresos de la SHCP recalcó que la liberación no debería traducirse en un aumento súbito en el precio al consumidor, por lo que descartó otro “gasolinazo” como el ocurrido a principios de año.

También podría interesarte  Gasolina subirá otra vez en agosto

“El público puede estar tranquilo, el público del centro y de la zona sur-sureste, que es donde se van a liberalizar los precios a partir de mañana, pueden estar tranquilos que no esperamos ver ningún disparo de precios, así como no los vimos ni para los estados de la frontera, ni para los estados del centro norte del país”, indicó Miguel Messmacher.

Incluso, indicó que dicho efecto no se observó en las zonas del país donde ya se realizó la liberación entre febrero y noviembre. “Lo que vimos es que en la medida en que se fueron quitando los precios máximos no se dieron escaladas de precios”.

Por el contrario, explicó Messmacher Linartas, “ya hemos empezado a observar competencia a la baja en precios, aún en aquellos lugares donde todavía había precios máximos”