El grupo de exploración subacuática del proyecto Gran Acuífero Maya, encontró la conexión de dos sistemas de cuevas inundadas, lo que los convierte en la cueva inundada más grande del mundo, y en el sitio arqueológico sumergido más importante en Quintana Roo.

El equipo, conformado por espeleólogos y arqueólogos, trabajó durante 10 meses en este sistema de cuevas, donde encontraron que Sac Actun y Dos Ojos -ambos en Tulum, Quinatana Roo, están conectados, por lo que conforman un sistema de cuevas de 347 kilómetros.

El equipo comandado por Robert Schmittner y los buzos Marty O’Farrell, Jim Josiak y Sev Regehr, comenzaron el proyecto en 2017, donde encontraron nuevos túneles y galerías que conectaban ambos sistemas.

“Este es un esfuerzo de más 20 años, de recorrer cientos de kilómetros de cuevas sumergidas en Quintana Roo principalmente, de los cuales dediqué 14 años a explorar este monstruoso Sistema Sac Actun; ahora el trabajo de todos es conservarlo” refiere Robert Schmittner.

Además, es el sitio arqueológico sumergido más importante del mundo, ya que conserva más de 100 piezas arqueológicas entre restos humanos, vasijas, fauna extinta como perezosos gigantes, elefantes, tigres dientes de sable, vasijas e incluso objetos que datan de la época colonial. Esto lo convierte en un referente para estudiar a los primeros pobladores, la cultura maya e incluso la llegada de los españoles a este territorio.

También podría interesarte  Mega incendio consume tráilers y toneladas de tela

“Esta inmensa cueva representa el sitio arqueológico sumergido más importante del mundo, ya que cuenta con más de un centenar de contextos arqueológicos, entre los que se encuentran evidencia de los primeros pobladores de América, así como de fauna extinta y por supuesto, de la cultura maya.” Asegura Guillermo de Anda, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia y director del Gran Acuífero Maya.

Los sistemas de cuevas sumergidas y los cenotes conforman una parte fundamental de la cosmogonía maya, ya que para ellos representaba el inframundo. Para los mayas, los cenotes eran el principal escenario del mito de la creación, por lo que constantemente se arrojaban ofrendas a estas aguas.

Ahora el equipo analizará el agua subterránea, la recuperación de los objetos y restos encontrados y la adopción de medidas para la conservación de este sitio.

Agencias.