José Antonio Meade dice estar tranquilo porque los gobernadores del PRI señalados por corrupción están sujetos a proceso, fuera de la jugada, no le pesan y hasta presume que él, como secretario de Hacienda, formó parte de los expedientes judiciales que se le armaron a cada uno de ellos.

Una vez concluidas las precampañas, el aspirante presidencial de la coalición Todos por México (PRI-Partido Verde-Nueva Alianza) dice que hay que reconocer lo que se ha hecho, pero también admitir lo que falta, en una autocrítica con justicia.

En ese sentido, reconoce que hay muchas cosas en las que “evidentemente nos hemos quedado cortos”: combate a la corrupción y la inseguridad, en los que hay rezagos, pero también se requiere de voluntad política.

También podría interesarte  Pronostican 32 ciclones tropicales este 2013

Tras 60 días de precampaña, Meade opina que cerró “muy fuerte” y está en la jugada. Hoy hace ajustes para iniciar la campaña.

El no priísta abanderando por el PRI dice que su ventaja es no ser intolerante como el morenista Andrés Manuel López Obrador y tampoco tener que solventar conflictos inmobiliarios, como el panista Ricardo Anaya.“Uno pasa baches”

Agencias.