El peso ganó terreno debido a diversos factores: el debilitamiento del dólar en el mercado internacional; la probabilidad de aumento en la tasa de referencia del Banco de México en lo que resta del año; y la política conciliadora con los empresarios de Andrés Manuel López Obrador tras su virtual victoria electoral el 1 de julio.

De acuerdo con los datos del Banco de México, el dólar interbancario cerró en 19.23 unidades, en su menor nivel desde el 4 de mayo de 2018. El peso ganó 16.50 centavos, que equivale a 0.85 por ciento.

Asimismo, en ventanilla bancaria, el billete verde se vende en 19.55 unidades, una cifra menor en comparación con las 19.70 unidades reportadas el miércoles como cierre por Citibanamex.

También podría interesarte  Confía Segob en trabajo conjunto para reforma

El peso ha acumulado una apreciación de 4.11 por ciento en tres sesiones consecutivas.

Estos cambios se adjudican a la mayor confianza despertada por la política de conciliación de López Obrador con el sector empresarial.

Por otra parte, la moneda mexicana se beneficia otra vez de un dólar débil en el mercado internacional.

Sin embargo, no todas las señales son positivas. Según los expertos, se percibe un comportamiento débil en el mercado petrolero, lo que limita el potencial de recuperación de la divisa mexicana.

Además, el Banco de México muestra preocupación por la inflación, lo que podría tener por consecuencia un aumento en la tasa del Instituto Central antes del final del año.

Agencias.