El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el mandatario electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pusieron ayer de manifiesto sus diferencias sobre la continuidad o no de la reforma educativa, en la primera reunión de los equipos de transición. “Quiero dejar de manifiesto que se va a cancelar la actual reforma educativa y va a ser sustituida por otra”, remarcó el tabasqueño ante la mirada de Peña Nieto, impulsor de dicha enmienda constitucional, en una conferencia de prensa que ambos celebraron en Palacio Nacional.

Peña Nieto abrió el turno de la palabra resaltando la “apertura” y “disposición” de su Gobierno por facilitar la información a su sucesor y que así pueda “iniciar su gestión de manera exitosa”. De la misma forma, López Obrador, destacó el clima de “cooperación” para la transición: “Estamos muy satisfechos y agradecemos al Presidente (…) por este gesto institucional de respeto y colaboración”.

Pero los puntos de vista discrepantes salieron a relucir durante el turno de preguntas de la prensa, dado que buena parte de las cuestiones estuvieron centradas en el futuro de la reforma educativa, que implementó medidas como la evaluación de los maestros.

López Obrador respondió que, en su momento, se dará a conocer “un plan distinto” que tenga en cuenta el punto de vista de maestros y padres de familia. “Mientras esto no suceda, vamos a acatar lo que está establecido en las leyes y vamos a respetar el mandato constitucional”.

También podría interesarte  Reynosa es la peor tragedia de Pemex; ya son 30 muertos

Argumentó que la reforma “se puede mejorar mucho”. “Tenemos que convencer, no vencer. Ninguna reforma educativa se puede hacer sobre los maestros”.

La revisión y eventual derogación de la reforma formará parte de la agenda legislativa que impulsará la bancada de Morena en el Senado, adelantó Cristóbal Arias Solís.

En otro evento, la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, reapareció ayer y también acentuó que la reforma educativa se había derrumbado. Y reiteró su apoyo a los maestros, aunque evitó detallar su futuro.

Mientras Juan Díaz de la Torre, actual presidente del SNTE, pidió “respeto” al inicio del ciclo escolar y se dijo estar “tranquilo, como siempre” ante el regreso de “La Maestra”, López Obrador la descartó como parte de su equipo en la siguiente administración federal. Sin embargo, “se van a reconocer sus derechos”.

Sobre este tema, el Presidente Enrique Peña Nieto descartó que Gordillo fuera una presa política.

Agencias.