El ex Alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, quien finalizó ayer su mandato, aún debe responder por 342 armas de la Policía Municipal que no fueron halladas durante una revisión de las Fuerzas Federales la semana pasada a la corporación. El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, respondió que no es asunto político o partidista el emplazamiento de 72 horas que hizo la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) al ex Edil y aclaró que es un acto de “responsabilidad jurídica”.

Consultado de lo dicho por el ex Alcalde de que no son 342 las armas extraviadas sino 38 pistolas, respondió que Velázquez Aguirre como el responsable de la corporación debe tener control de las armas y por lo tanto de la licencia colectiva de la secretaría, y que hasta ayer desconocía si ya comprobó dónde están las armas.

Agregó que en 2017 se le notificó al entonces Alcalde que el ex secretario de Seguridad Pública, Max Lorenzo Sedano Romano, quien presentó su renuncia el jueves, no había aprobado los exámenes de control y confianza y que era su responsabilidad tomar la decisión de mantenerlo o no.

También podría interesarte  #YoSoy132 no va a Nueva York

Álvarez Heredia justificó que el Gobierno del estado en ese entonces no hizo ningún comentario por “respeto a la autoridad municipal, a él le correspondía tomar las decisiones de manera constitucional y de acuerdo con la ley, al presidente le compete la designación del titular de la Secretaría de Seguridad Pública”.

Insistió que la decisión de hacer una revisión en la corporación fue que la presidenta municipal Adela Román Ocampo dijo que la síndica Leticia Castro había sido amenazada, y la otra por una investigación que había en contra de dos mandos que fueron detenidos en cumplimiento de órdenes de aprehensión.

El vocero agregó que la amenaza contra servidores públicos puso en “alerta” al Grupo de Coordinación, como se ha hecho en otros casos, y citó el de Chilpancingo donde la policía estaba señalada por ciudadanos de desaparición de personas, o como “otro caso sospechoso” en José Azueta, donde se tomó la determinación de intervenir.

Agencias.