Usuarios de redes sociales de México, la mayoría jóvenes o millennials, dieron a conocer en Twitter que un mensaje del Servicio de Administración Tributaria (SAT), enviado a su correo electrónico, en el que se les invita a cumplir con sus obligaciones fiscales, despertó sus peores miedos.

El mensaje, de acuerdo con las declaraciones en Twitter, incluye el nombre del destinatario, así como su Registro Federal de Contribuyente (RFC).

“Recibir un correo del SAT se siente peor que recibir un ‘tenemos que hablar’ o un ‘no me ha bajado’”, dijo una joven, “Levante la mano quien se sienta personalmente vulnerado por un correo del SAT pidiendo que pague sus contribuciones cuando se supone que ya las pagan”, expresó otra.

Aunque muchos de los destinatarios mostraron su buen humor en torno al tema compartiendo sus mejores memes, algunos otros decidieron tomar el asunto más en serio.

Marlen Galván es recién egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); cursó la licenciatura en Comunicación en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, y actualmente trabaja en una agencia.

También podría interesarte  Frida y Titán: los héroes de cuatro patas del terremoto en México

La joven recibió un correo del SAT en el que se le invitaba a realizar su declaración anual de Impuesto Sobre la Renta (ISR) de Personas Físicas del Ejercicio 2017.

El mensaje le indicaba que la fecha límite para cumplir con esa obligación era el 15 de mayo, pero se le invitaba a ponerse al corriente para evitar “multas, recargos y actualizaciones por falta de pago oportuno”. “Pero yo no cobro por honorarios, así que no entiendo”, declaró Marlen a Economía Hoy.

El correo electrónico dice a los destinatarios que pueden recibir asesoría a través de MarcaSAT: 627 22 728 desde la Ciudad de México; no obstante Marlen comentó que llamó a ese teléfono pero nadie le contestó.

La chica adelantó que optará por preguntar a personal a Recursos Humanos de su empresa, y que reunirá sus recibos de nómina para evitar contratiempos.

Cabe mencionar que varios de los quejosos dijeron sentirse confundidos, ya que consideran que el SAT no los orienta adecuadamente para arreglar la situación.

Agencias.