La fundadora de Mundo Patitas, Norma Huerta, explica que desde hace cinco años acude a las inmediaciones de la Plaza Mariana a rescatar perros que se quedaron como recuerdo de la visita al recinto religioso.

Este año se estima que al menos 43 animales fueron abandonados en el lugar o insluso se pueden haber extraviado entre los tumultos de peregrinos que visitaron ayer a la virgen Morena.

Con una mesa de plástico, una alcancía de papel y bolsas de alimento para perros, la organización recibe a los canes que se quedaron en el abandono. Son al menos unos diez voluntarios que se encargan de mantener en orden a los canes en una especie de corral improvisado para alimentarlos y tenerlos bien hidratados.

Muchos de los peregrinos salen caminando o en bicicleta de diversos puntos del país para venir a ver a la Virgen, en el camino se les hace fácil alimentar a canes que van encontrando, quienes a su vez ya no se les despegan; sin embargo, muchos peregrinos regresan en transporte y ya no tienen cabida en la vida de quienes los trajeron por lo que quedan dando vueltas por las calles de la Villa de Guadalupe.

“Hacemos lo que hacemos por la vida animal todo el tiempo”, aseguran. Llama a crear consciencia entre quienes acuden a la Basílica.

Estimaciones de organizaciones y autoridades arrojan que podrían ser unos 18 mil perros en CDMX.

Agencias.