A pesar de que Petróleos Mexicanos (Pemex) rechazó que haya desabasto, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció el problema de abasto de gasolinas en la Ciudad de México y otros estados del País, y exhortó a la población a resistir los inconvenientes que ha dejado su estrategia contra el huachicoleo.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario lanzó un mensaje a la población para que actúen con prudencia, serenidad, tranquilidad, sin caer en pánico, ni hacer caso a información alarmista o tendenciosa. “En algunas gasolinerías van a haber colas, que se resista”, refirió.

El mandatario negó a dar una fecha para normalizar el abasto de combustible y aclaró que en la ciudad de México son más de siete gasolinerías con desabasto.

Aclaró que hay gasolina suficiente para abastecer a todo el País, pero se ha utilizado un sistema de reparto a través de pipas y por eso la demora y el retraso. Y añadió que no abrirán los ductos porque eso sería “aceptar y tolerar el robo, eso no lo vamos a hacer, vamos a resistir todas las presiones que sean”, aseveró.

También podría interesarte  Maestros de la capital se reorganizan

López Obrador dio a conocer el problema de desabasto estuvo a punto de resolverse, pero hubo una fuga en el ducto Tuxpan -Azcapotzalco, en un tramo de Hidalgo, lo que agravó la situación.

Indicó que ya están trabajando en la situación. “No sabemos qué sucedió, si fue intencional, fue una fuga en el ducto y eso significa reparación y cuidado”, expresó el presidente de la República.

Agencias.