La cifra de fallecidos por la explosión el viernes de un una toma clandestina de combustible en Tlahuelilpan, Hidalgo, aumentó a 91 personas, informó a Uno TV el gobernador de la entidad, Omar Fayad.

La tarde del viernes, presuntos huachicoleros perforaron un ducto de Pemex, lo que provocó la salida de un potente chorro de gasolina, semejante a un géiser.

La fuga atrajo a unos 700 pobladores de la localidad de Tlahuelilpan, incluidas familias enteras, que con baldes y bidones recolectaban la gasolina cuando los sorprendió la explosión.

El domingo, comenzaron a celebrarse los funerales de algunos fallecidos, mientras otras familias siguen buscando a sus seres queridos en distintos hospitales o esperan resultados de pruebas genéticas para poder reconocerlos.

También podría interesarte  Autorizan permiso por menstruación dolorosa

El Gobierno estatal dijo el domingo que el proceso de identificación de los cuerpos puede llevar días, semanas o meses.

La tragedia se da en el contexto en el que el Gobierno de México aplica una estrategia para combatir el robo y tráfico de combustible, conocido popularmente como huachicoleo.

En tanto, los Gobiernos de Estados Unidos y Canadá expresaron sus condolencias a los deudos durante el fin de semana y ofrecieron ayuda a México para afrontar la tragedia.

Agencias.