El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este domingo que el nuevo aeropuerto civil en Santa Lucía será administrado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y que la renta, los beneficios, serán transferidos al Ejército, para fortalecer sus finanzas.

“Este nuevo aeropuerto va a estar administrado por la Secretaría de la Defensa, desde luego con la normatividad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, pero la renta, los beneficios del nuevo aeropuerto civil de Santa Lucía van a ser transferidos a la Secretaría de la Defensa para fortalecer las finanzas de esta institución tan importante para el desarrollo de nuestro país”, mencionó el mandatario durante el evento “Día de la Fuerza Aérea Mexicana”, en la Base Aérea Militar Santa Lucía, Estado de México.

“Se va a respetar tanto instalaciones militares, la pista de este aeropuerto militar de Santa Lucía, como las unidades habitacionales, no vamos a hacer nada sin dejar completamente establecida la zona habitacional de Santa Lucía”, agregó.

El presidente dijo que su administración tiene el compromiso de tener listo el aeropuerto civil de Santa Lucía a más tardar en tres años, y de nuevo defendió que con este proyecto y con la cancelación del aeropuerto en Texcoco, el llamado NAIM, se ahorrarán alrededor de 100 mil millones de pesos.

También podría interesarte  Soriana acusa a hombre con discapacidad de robar 21 pesos

El nuevo aeropuerto en Santa Lucía, anunció López Obrador, aunque será una instalación civil llevará el nombre de un militar, el general Felipe Ángeles, quien en la época revolucionaria luchó primero al lado de Francisco I. Madero y luego se unió a la División del Norte, con Francisco Villa.

Llevará ese nombre, dijo López Obrador, “por ser un ejemplo a seguir, un estudiante destacado del colegio militar, que llegó a ser director del colegio, que escribió libros sobre artillería. Además un hombre culto, y con principios, con ideales, se adhirió al movimiento maderista, fue leal al presidente Madero, y es el ejemplo más importante, más claro, de que se puede ser al mismo tiempo humanista y militar”.

Cuando a Felipe Ángeles lo mandaron a combatir a los zapatistas, destacó López Obrador, “no hizo lo que otros comandantes, no arrasó a los pueblos, no quemó pueblos, buscó siempre el diálogo”.

Estuvo con Villa, agregó López Obrador, “y decía Villa que era la única persona que le contradecía, al único que le permitía contradecirle, el único que lo enfrentaba, que le contradecía y que estaba vivo. Le tenía Villa un gran respeto”.

En diferentes momentos el presidente destacó que ha tenido el apoyo del Ejército, para proyectos como el de la construcción de pistas para el uso de civiles en Santa Lucía. “Vamos a seguir trabajando de manera conjunta con las fuerzas armadas, pueblo uniformado, nos está ayudando en la cuarta transformación”, expresó.

Agencias.