El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo hoy que “los queremos vivos” al anunciar que no habrá límite presupuestal para buscar a los 40 mil desaparecidos e identificar a los 26 mil cuerpos que se tienen registrados. “Nunca más personas sin identificar recorriendo las calles en tráileres; es dantesco. Por eso tenemos que actuar con urgencia en este caso”.

Adelantó que aprobará el presupuesto para estas tareas y que a más tardar en diciembre se tendrán en operación las 32 comisiones de búsqueda, cada una con recursos. “Está autorizado el presupuesto”, dijo el Presidente al presidir la reinstalación del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, una herramienta que contempla la Ley General de desaparición forzada de personas  y desaparición cometida por particulares, promulgada desde el sexenio de Enrique Peña Nieto pero que ha servido poco.

Justo sobre eso, hoy también, Alejandro Encinas dijo que “si bien hubo una instalación oficial” de la Ley, no tuvo efecto ni resultado. “Yo afirmo que fue una gran simulación”.

El Presidente dijo que en tres meses se reunirá con familiares de personas desaparecidas para revisar los compromisos hechos para el funcionamiento de más comisiones de búsqueda. Reiteró su compromiso de no hacer uso de la fuerza, que su mandato atenderá las causas al aumentar salarios y atender a las y los jóvenes. “Eso es lo que constituye la nueva política de seguridad pública”, aseguró.

El mandatario destacó el trabajo contra la corrupción, porque es la causa principal de la desigualdad económica y social, la calificó de la causa principal de la violencia. “Esto que padecemos es el saldo, el fruto podrido de la política neoliberal”.

También podría interesarte  Resultados mínimos en Derechos Humanos

“No vamos a utilizar la fuerza contra los problemas sociales, a eso apostaron las anteriores autoridades. El Estado mexicano que representó no va a actuar con arbitrariedad, no vamos a violar derechos humanos”. Aseguró que antes el Estado era “el violador principal de los derechos humanos”. Dijo que como comandante de las Fuerzas armadas “nunca daré la orden de masacrar al pueblo mexicano”. Denunció que solo se destinó a 10 mil elementos policiacos para cuidar a la ciudadanía, pero para cuidar las oficinas gubernamentales y a funcionarios eran 50 mil elementos, aseguró que el 90 por ciento de estos elementos fueron contratados a empresas privadas.

Dijo que con la Guardia Civil “el Ejército que tiene 220 mil elementos y las fuerzas a armadas se suman al compromiso de respetar los derechos humanos”.

El Presidente reconoció que la violencia ha disminuido muy poco tanto en homicidios o el robo de vehículos, pero destacó que el robo de combustible ya se controló y que se ahorrarán “como 50 mil millones de pesos”.

“No hemos logrado una disminución significativa en materia delictiva”, reconoció, pero dijo que seguirá trabajando para contrarrestar la que calificó de una “irresponsabilidad” al declarar una guerra contra el narcotráfico, cuando el origen del problema es la desigualdad social.

“Se tomó la decisión de declarar la guerra a un problema que surgió básicamente por la falta del crecimiento económico, por la desigualdad social. Se optó de manera irresponsable por pegarla un garrotazo a lo tonto al avispero, además con la mala decisión y las malas entrañas de querer con el uso dela fuerza de manera autoritaria resolver el problema. Nunca más a regresar esa política”, criticó sobre la política de Felipe Calderón.

Agencias.