La ex Primera Dama Angélica Rivera Hurtado puso una serie de condiciones, como la entrega de 35 autos último modelo y viajes en aviones privados por los próximos 12 años, para aceptar firmar el divorcio al ex Presidente Enrique Peña Nieto.

 De acuerdo con información publicada por el periodista Salvador García Soto, en su columna “Notas Indiscretas” de El Universal, la actriz solicita los autos y los vuelos privados para poder desplazarse libremente y así “evitar ser objetos e ataques, burlas o comentarios”.

El columnista indicó que los papeles de divorcio estaban listos desde antes del 1 de diciembre, fecha en que Peña Nieto concluyó su mandato como Presidente, pero por algún motivo, el político postergó su decisión de firmar los documentos.

Fue hasta que diversos medios de espectáculos exhibieron a Peña Nieto, paseando por Madrid, España, junto a su nueva novia, la modelo Tania Ruiz Eichelmann, que el ex Presidente mexicano se vio obligado a con cretar el trámite por “presiones de la señora Rivera”.

“Lo que en un principio era un acuerdo tranquilo y pacífico de las dos partes, se convirtió ahora en una serie de exigencias, condiciones y reclamos por partes de su esposa, quien según cercanos se sintió ‘molesta y ofendida’ cuando Peña Nieto violó sus acuerdos y se dejó ver en público con su pareja nueva”, escribió el columnista.

El 8 de febrero, Angélica Rivera confirmó que tomó la decisión de divorciarse de Enrique Peña Nieto, ex Presidente de México. Rivera Hurtado escribió en sus redes sociales un mensaje en el que dijo que se trata de una situación muy dolorosa para ella y para su familia.

“Lamento profundamente esta situación tan dolorosa para mí y para nuestros hijos. Por tal motivo he tomado la decisión de divorciarme. A mi esposo, siempre le entregue (sic) con amor mi tiempo y esfuerzo para cumplir como esposa, compañera y madre.

La también actriz expuso que ahora su “energía, fuerza y amor está enfocada en seguir siendo una buena madre, en recuperar mi vida y mi carrera profesional” y agradeció se le de respeto para “mantener la tranquilidad emocional” que merecen sus hijos.

Agencias.