A través de un comunicado, la Comisión Ambiental de la Megalópolis informó la decisión de  aplicar una alerta ambiental con el objeto de reducir la probabilidad de afectaciones en la salud de la población, principalmente de los grupos más vulnerables a los efectos de la contaminación del aire (infantes, personas de la tercera edad y enfermos de las vías respiratorias y cardiovasculares).

Las acciones recomendadas para reducir la exposición al aire contaminado son:

Evitar actividades al aire libre. No realizar actividades vigorosas tales como ejercicio intenso, el cual incrementa la dosis de contaminantes inhalados.

Evitar la realización de actividades cívicas, culturales, deportivas y de recreo al aire libre en centros escolares. En caso que sea posible, se recomienda que los grupos vulnerables permanezcan en sus hogares.

Evitar la cocción de alimentos con leña, carbón o gas; no prender velas o incienso y no fumar.

En el caso de hogares cercanos a las zonas de incendio, donde el humo sea denso, colocar toallas húmedas en las zonas por donde pueda introducirse a las habitaciones (ranuras de puertas y ventanas). Si es posible, retirarse del área.

Acudir al médico en caso de haberse expuesto al humo o si sienten molestias.

Evitar el uso de lentes de contacto.

Ante el impacto de éstos sobre la calidad del aire, la Comisión Ambiental de la Megalópolis hace un llamado a reducir emisiones en todas las fuentes, reduciendo el uso del automóvil, dando mantenimiento a los vehículos automotores y tomando medidas para reducir contaminación del aire en industrias, comercios, servicios y el hogar.

Asimismo, la comisión exhorta a la población a que prevenga incendios y dé aviso a las autoridades acerca de incendios forestales, agrícolas y de pastizales, quemas de basura, de llantas, fogatas, pirotecnia y otras actividades y eventos que generen emisiones contaminantes.

Agencias.