EL UNIVERSAL

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), nueve de cada diez personas que necesitan atención por trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias en los países con ingresos bajos y medios-bajos, no la reciben.
La UNAM, desde el año 2000, inició un proyecto para la enseñanza y actualización de nuevas tecnologías a docentes y alumnos de la Facultad de Psicología. En 2004, amplió el Laboratorio de Enseñanza Virtual y Ciber-Psicología, donde se incluyó la aplicación de tecnologías avanzadas para dar terapias, rehabilitación y promocionar la salud.
La salud mental suele quedar rezagada; se estima que el 40% de los pacientes que acuden a atención primaria presentan trastornos afectivos acompañando al cuadro sintomatológico o como principal situación que muchas veces no es advertida por el paciente y médico.
La doctora Georgina Cárdenas López, jefa del Laboratorio, asegura que con el uso de gráficos tridimensionales creados especialmente para pacientes mexicanos con apoyo de la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información de la UNAM, han logrado insertar al paciente en una realidad que le es común, lo que ha dado como resultado un mayor índice de éxito en los tratamientos.
Explicó que los pacientes con fobias (miedo extremo a algo que no hace daño) se sienten más seguros cuando en terapia llega el momento de enfrentarse gradualmente a lo que más temen; “saben que es una simulación controlada, que puede detenerse en cualquier momento”.
En la agorafobia (miedo a estar o permanecer en espacios públicos), los terapeutas exponen a los pacientes a plazas públicas, tianguis, puentes peatonales e, incluso, al Metro, a través de realidad virtual y los hacen parte del espacio, pero saben que esta acción se puede detener en cualquier momento, explicó la especialista.
“Los pacientes han reportado más confianza y seguridad con este método, y ha reflejado tener el mismo éxito que la terapia de exposición real, aprobada mundialmente desde 1989”.
De hecho, explicó que en el mundo sólo hay 450 investigadores enfocados en aplicar la realidad virtual en terapias psicológicas y en su laboratorio han logrado avances que ayudan a la región latinoamericana (por cuestión de identidad cultural) y son pioneros en dar tratamiento a víctimas de la violencia.
“En Estados Unidos dan tratamiento a sus soldados; nosotros atendemos a las víctimas de violencia que se han generado a partir de la guerra desatada en el país. Somos pioneros en eso”.
Con el método de realidad virtual también tratan otros trastornos como miedo a hablar en público; trastorno obsesivo-compulsivo de limpieza y orden; estrés postraumático (luego de asaltos, secuestro o secuestro exprés); reducción y distracción del dolor en pacientes con enfermedades terminales, y obesidad.
Hoy por hoy, la terapia más solicitada es la de obesidad, donde involucran, además de un psicólogo, a un nutriólogo que apoya a mejorar la salud con un tratamiento para bajar y mantener el peso, así como para enfrentar la insatisfacción de la imagen corporal.
Con la realidad virtual, los pacientes son entrenados para enfrentarse a un buffet mexicano, a una báscula, a albercas o playas, y a elegir alimentos saludables en los supermercados.
Otra función del Laboratorio de Ciberpsicología es dar terapias vía internet para brindar apoyo a aquellas personas que no pueden trasladarse hasta el consultorio por distancia o falta de tiempo.
Los trastornos que tratan vía internet son: ansiedad generalizada, depresión leve y moderada, trastornos adaptativos (pérdidas familiares, desempleo, mudanza), duelo y, próximamente, adicciones al alcohol, cocaína y mariguana.

También podría interesarte  Falla a favor de ex gobernador de Quintana Roo