Útil. Según médicos de Boston, el torniquete ayudó a salvar muchas vidas

Associated Press

NUEVA YORK (AP) — Mientras los heridos yacían sangrantes en medio del humo de las bombas en el maratón de Boston, los rescatistas apelaron inmediatamente a un recurso médico milenario para salvar vidas: el torniquete.

Echando mano a cinturones, camisas y otros materiales, ataron fuertemente los miembros de los heridos para prevenir hemorragias, conmoción y muerte. Esa celeridad sin duda salvó muchas vidas, según dijeron los médicos en los hospitales de Boston y alrededores.

Por eso es interesante notar que si esto hubiese ocurrido hace una década, muchos socorristas habrían evitado el torniquete. A principios del siglo, el torniquete todavía era centro de una prolongada controversia acerca de si ayudaba o perjudicaba.

“Algunas personas lo consideraban un salvavidas y otros decían que era el instrumento del demonio”, afirmó el Dr. John F. Kragh Jr., cirujano ortopédico del Instituto de Investigación Quirúrgica del ejército en Texas.

Aunque los torniquetes se han usado para contener la pérdida de sangre desde por lo menos la época del imperio romano, los cirujanos militares modernos le habían perdido confianza. No había estudios serios que demostrasen sus beneficios. Y existía la creencia de que algunos torniquetes podían ser más bien perjudiciales, cortando el flujo de la sangre y el oxígeno a los miembros y obligando a la amputación.

“Hay varias formas de tornarlos perjudiciales”, afirmó Kragh, que es un investigador prominente en los métodos para controlar hemorragias. A veces los torniquetes no son suficientemente firmes y empeoran la hemorragia. Otras veces no abarcan lo suficiente.

En Vietnam no se usaban con frecuencia porque se creía que provocaban muchas amputaciones, dijo el Dr. Kevin Kirk, teniente coronel del ejército y director de cirugía ortopédica en el Centro Médico Militar de San Antonio.

Eso se debe a que los torniquetes solían ser colocados muy arriba de la herida, provocando pérdida de tejidos que de otro modo podrían haberse preservado, explicó. Ahora se usan más abajo. “Muchas vidas y miembros se han salvado gracias al uso del torniquete”, sentenció Kirk.

La Cruz Roja de Estados Unidos había calificado a los torniquetes como último recurso ante una hemorragia severa.

Pero la situación se aclaró en la última década, según algunos expertos, después que Kragh y otros publicaron estudios sobre la guerra de Irak en los que demostraron que los torniquetes salvan vidas. Esos informes revelaron que el uso adecuado del torniquete puede elevar las tasas de supervivencia hasta el 90 %, y actualmente es practicado rutinariamente a soldados.