Este jueves se conmemora una vez más el Día internacional de la lucha contra el sida. Consiste en una jornada que tiene por finalidad difundir las características de esta problemática y fomentar la aplicación de medidas para evitar su contagio.

La campaña de este año de ONU/Sida se denomina Levantemos las manos por la prevención VIH.

El Día Internacional de la Lucha contra el sida se ha convertido en una de las fechas internacionales de salud más reconocidas y en una oportunidad clave para crear conciencia, recordar a aquellos que han fallecido, y celebrar las victorias como el acceso a servicios de prevención y tratamiento.

Se conmemoró por primera vez el 1 de diciembre de 1988.

Se eligió, el 1 de diciembre, la por cuestiones de impacto mediático, desde entonces, el sida ha matado a más de 25 millones de personas en todo el planeta, lo que la hace una de las epidemias más destructivas registradas en la historia.

Un nuevo informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH (ONUSida) revela que actualmente hay 18.2 millones de pacientes con esta enfermedad en el mundo que reciben ya un tratamiento antirretroviral, un millón más que hace apenas seis meses, pero pese a ello lamenta que apenas representan la mitad de los 36,7 millones que viven con el virus.

También podría interesarte  Coopera Injucam en problema de suicidios, aunque no prioriza

El trabajo presentado en Namibia, con datos recogidos hasta junio de este año, muestra que actualmente hay 34.9 millones de adultos y 1.8 millones menores de 15 años con sida y aproximadamente la mitad son mujeres. Además, se registran más de dos millones de nuevos casos anuales de los que aproximadamente la mitad termina siendo mortal.

La ONU también advierte de que los nuevos casos siguen creciendo entre usuarios de drogas inyectables y entre hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres y continúan en otros grupos de riesgo como transexuales o personas que se dedican a la prostitución.

El informe también alerta del riesgo de resistencia a los medicamentos y de la necesidad de reducir los costos de los tratamientos de segunda y tercera línea, así como la necesidad de mejorar las sinergias con los programas de tuberculosis, hepatitis C y virus del papiloma humano (VPH) con el fin de reducir las principales causas de enfermedad y muerte entre las personas que viven con esta patología.

noticiasmvs.com