1. Aumenta el riesgo de sufrir ataques al corazón

Un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Miami demostró que las personas que bebían gaseosa dietética a diario tenían un 44 % más posibilidades de sufrir un ataque al corazón que aquellos que no bebían ningún tipo de gaseosas.

2. Incrementa las posibilidades de padecer diabetes
Estudios recientes muestran que aquellos que consumen gaseosas con endulzantes a diario o cada dos días tienen un 25% más de probabilidades de sufrir diabetes tipo 2 que aquellos que no consumen ninguna bebida endulzada. Otras investigaciones afirman que el riesgo es incluso mayor y que en realidad las chances de padecerla ascienden a 67 %.

3.Fomenta el aumento de peso
De acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes aquellas personas que consumen gaseosas de dieta tienen un 70 % más de probabilidades de ganar peso y perder la línea que aquellos que no consumen en absoluto (inclusive teniendo en cuenta su edad, sexo y estilos de vida).

Es más aquellos que consumen dos o más de este tipo de bebidas al día tienen una figura un 500 % mayor que los que no consumen. Por otra parte, ciertos estudios realizados en animales demuestran que el consumo de las gaseosas de dieta lleva a la persona a querer ingerir más alimentos y, en consecuencia, a ganar más peso del que pensaba que perdía por consumir una bebida 0% calorías.

4. Altera el estado de ánimo
El aspartamo es uno de los endulzantes artificiales más utilizados presente, por ejemplo, en los chicles y también en las gaseosas dietéticas. Se asocia este componente con irritabilidad y una mayor predisposición a sufrir ansiedad y depresión. El xylitol también suele utilizarse en las bebidas de dieta y, en dosis altas, puede provocar diarrea y la aparición de tumores.

También podría interesarte  La cerveza es mejor analgésico que el paracetamol: estudio

5. Promueve el envejecimiento prematuro
Las gaseosas (tanto las dietéticas como las comunes) contienen ácido fosfórico. Este ácido es el responsable del sabor particular de este tipo de bebidas y además se encarga de conservar el líquido por más tiempo. Si bien es posible encontrar esta sustancia en otros productos como lácteos, carnes y frutos secos, lo cierto es que un consumo excesivo puede producir problemas renales, osteoporosis, pérdida de masa muscular y un envejecimiento celular prematuro.

6. Puede generar problemas en la piel
Si se consumen con regularidad, las gaseosas dietéticas tienden a reducir los niveles de pH y esto a su vez generar un aspecto de la piel más cansada e incluso provocar la aparición de acné.

Los perjuicios que pueden provocar las gaseosas dietéticas a nuestra salud son múltiples. Recuerda que siempre la mejor manera de hidratarnos es bebiendo agua. En caso de que no te agrade el sabor, existen alternativas naturales para saborizarla y sentirte a gusto sin ningún riesgo.

imagendelgolfo.com.mx