Johnson & Johnson, la firma más grande del mundo de productos de cuidado personal y de salud, se enfrenta a su mayor condena legal hasta el momento: deberá pagar US$417 millones a una mujer que desarrolló cáncer de ovario por usar su talco para bebé en su higiene íntima.

Un jurado de Los Ángeles, en California (Estados Unidos), determinó que la compañía no advirtió adecuadamente de los peligros de contraer la enfermedad al utilizar sus productos de talco, algo sobre lo que supuestamente tenía constancia.

La demandante, Eva Echeverria, una californiana de 63 años, dijo que comenzó a usar el talco para bebé de Johnson & Johnson cuando tenía 11. Fue diagnosticada con cáncer de ovario en 2007 y, según su abogado, Mark Robinson, su diagnóstico es terminal y se encuentra hospitalizada.

“Ella se está muriendo a causa de este cáncer de ovario y me ha dicho que todo lo que quiere es ayudar a otras mujeres en el país que tienen cáncer por haber usado [los productos de talco de] Johnson & Johnson durante 20 y 30 años”, declaró Robinson.

“No quiere simpatías. Sólo difundir un mensaje para ayudar a todas esas mujeres”.

Una vocera de la compañía estadounidense, Carol Goodrich, dijo en un comunicado que la empresa apelará el caso “porque nosotros nos guiamos por la ciencia”.

Miles de mujeres han interpuesto demandas contra el gigante farmacéutico y aseguran haber contraído cáncer por el uso de productos que la firma recomienda para su higiene íntima.

Johnson & Johnson ha perdido cuatro de cinco casos en Misuri (Estados Unidos), los cuales le han supuesto multas que suman más de US$300 millones.

También podría interesarte  Llevan a la zona rural acciones contra VIH

La empresa tuvo que pagar US$110,5 millones en mayo de este año a una mujer de Virginia que fue diagnosticada con cáncer de ovario en 2012, y perdió otros tres casos similares por los que le impusieron multas de US$72, US$70,1 y US$55 millones, respectivamente (en total, US$307,6 millones).

Además, fue condenada en febrero de 2016 a pagar US$72 millones por el caso de Jackie Fox, una mujer de Alabama (Estados Unidos), que falleció por cáncer de ovario tras haber utilizado los polvos de talco para bebés de la marca durante décadas.

Sin embargo, ganó el juicio contra una mujer de Tennessee (Estados Unidos) con cáncer de ovario y uterino que también achacaba su enfermedad al uso del producto, y hubo otros dos casos en Nueva Jersey que fueron desestimados por falta de pruebas.

Unas 1.200 personas han presentado demandas similares en todo el país.

En su defensa, Johnson & Johnson cita investigaciones de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional contra el Cáncer de este país, para apoyar que los riesgos nunca se han probado.

bbc.com