Algunas pantallas emiten una luz azul molesta que resalta durante la noche. Si te ha pasado de tener que apagar o girar la pantalla para poder dormir, no es solo por capricho, ya que se ha demostrado que tiene consecuencias negativas para el buen descanso.

Según los expertos, la luz de nuestros dispositivos es de longitud de onda corta enriquecida, eso quiere decir que tienen una mayor concentración de luz azul que la luz natural. Y la luz azul afecta los niveles de la hormona melatonina, conocida por inducir el sueño.

El efecto de la luz azul

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Haifa y la Clínica de sueño Assuta, reveló que la luz azul de longitud de onda corta que emiten las pantallas, daña la duración y la calidad de nuestro sueño. El estudio también revela que en el caso de las pantallas que emiten luz roja, no causan daño. Los expertos recomiendan el uso de los filtros que impiden la emisión de esta luz.

También podría interesarte  Neymar: Un "sueño" jugar con el Barcelona

La luz azul logra interrumpir drásticamente la continuidad del sueño e incluso las personas reportan un estado de más cansancio y mal humor luego de la exposición a la luz azul.

Sus consecuencias en la salud

Los expertos aseguran que no es la pantalla la que daña nuestro reloj biológico y nuestro sueño sino la luz azul que emiten. Afortunadamente hay aplicaciones disponibles para filtrar la luz y reducir el daño de suprimir la hormona de la melotonina.

 Agencia ID