La misión del cristiano según el Papa Franciso: es aportar el vino nuevo de la misericordia del Señor”.

El Papa en efecto ha comentado, antes de la oración del ángelus, el día de ayer en la plaza San Pedro, en presencia de unas 30.000 personas, la parábola de los viñadores homicidas que cuenta el evangelio de San Mateo leído en la santa misa.

El Papa ha hecho observar que Dios no se para ante el pecado: “Dios continua poniendo en circulación “el buen vino” de su viña, es decir la misericordia.”

Ha advertido también que hay un obstáculo “de cara a la voluntad tenaz y tierna del Padre”: “nuestra arrogancia y nuestra presunción que a veces también se convierte en violencia!”.

La historia de Dios y de la humanidad está marcada por “traiciones” y “rechazos”, pero ha continuado el Papa, Dios “no se venga, Dios ama, nos espera, para perdonarnos y para abrazarnos”. evangelio

También podría interesarte  Piden colaboración de lectores de EL EXPRESO

El Papa ha invitado a invocar la intercesión de la Virgen María para poder llevar por todas partes “el vino nuevo de la misericordia del Señor”. Porque, ha explicado, el cristianismo es “una proposición de amor”.

Mencionó también, después del ángelus, la beatificación, en Milán, el 7 de octubre, del padre capuchino italiano Arsenio da Trigolo, fundador de las hermanas de María consoladora.

Concluyó diciendo: “Buen domingo, buen almuerzo! Y por favor, no os olvidéis de orar por mí”.

Redacción
redacción@multimedioscampeche.com