Una nueva investigación publicada en Nature dio a conocer que un equipo científico del Centro de neurovirología de la Escuela de Medicina Lewis Katz es la facultad de medicina de la Universidad del Temple, logró eliminar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) de los genomas de animales vivos infectados.

El equipo utilizó una combinación de un tratamiento con ARV modificado para mantener el virus en niveles bajos de actividad, junto con una poderosa técnica de edición de genes en 29 ratones de laboratorio, lo que dio como resultado la desaparición del VIH en el 30% de los animales. Lo cual fue comprobado después de una serie de pruebas.

“Esta observación es el primer paso para mostrar por primera vez, que yo sepa, que el VIH es una enfermedad curable”, dice Kamel Khalili, uno de los autores principales del estudio.

Según se explica en el papes, los investigadores redujeron activamente la replicación del virus en la sangre usando medicamentos antirretrovirales convencionales modificados con un proceso llamado LASER ART, un proceso desarrollado por el Dr. Howard Gendelman, presidente de farmacología y neurociencia experimental del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, que también participó en este estudio.

Con Laser Art, los medicamentos tradicionales contra el VIH se modifican para que desarrollen una estructura cristalina y luego se encierran en partículas solubles en grasa. Esto les permite deslizarse a través de las membranas de las células en lugares donde el VIH tiende a esconderse, como el hígado, el tejido linfático y el bazo.

Una vez dentro, las enzimas de las células comienzan a liberar el fármaco. La estructura cristalina libera los medicamentos más lentamente, lo que les permite continuar eliminando los virus latentes a medida que comienzan a emerger y replicarse durante meses en lugar de días o semanas, como las formas convencionales de los medicamentos.

El segundo paso consistió en utilizar la herramienta de edición de genes CRISPR-cas9 para dividir el VIH de cualquier célula circulante que esté infectada con genes virales, células que los medicamentos contra el VIH no detectaron.

En su investigación, el Dr. Howard Gendelman logró eliminar con éxito los genes del VIH de células humanas en una placa de laboratorio usando CRISPR, que son las familias de secuencias de ADN en bacteria. Pero no fue suficiente porque el virus se replica tantas veces que no se podía editar todas.

Los ratones que solo fueron tratados con una sóla técnica, CRISPR o LASER ART, presentaron la recuperación del virus en un periodo de cinco a ocho semanas. Caso contrario ocurrió cuando se usaron as dos terapias. El VIH no regresó.

“A lo largo de los años, hemos considerado al VIH como una enfermedad infecciosa. Pero una vez que entra en la célula, ya no es una enfermedad infecciosa, sino que se convierte en una enfermedad genética porque el genoma viral se incorpora al genoma del huésped. Para curar la enfermedad, necesitamos una estrategia genética. La edición de genes nos da la oportunidad de eliminar el ADN viral de los cromosomas del hospedador sin dañar el genoma del hospedador” explicó el Dr. Khalili.

Khalili afirmó que la tecnología CRISPR-cas9 fue notablemente precisa en pruebas en animales, eliminando solo los genes del VIH sin hacer cortes no deseados en ninguna otra parte del ADN de los ratones. Además, los investigadores también tomaron células inmunes, que el VIH tiende a atacar como hospedadores, de los animales tratados con LASER ART y CRISPR y los transfirió a animales sanos para ver si desarrollaron la infección por el VIH de algún virus que pudiera haber quedado. Ninguno lo hizo

“Estamos bastante seguros con el resultado y nos complace ver que, en los animales pequeños, al utilizar la tecnología y el método que desarrollamos, se puede lograr lo que llamamos una cura esterilizadora o la eliminación del virus”, dice Khalili.

Las terapias ya están siendo probadas en primates (no humanos) y los investigadores están entusiastas en encontrar los mismos resultados.

Agencias.