Investigadores de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pennsylvania, han identificado una nueva forma de autodestruir el cáncer por estrés.

De acuerdo con el portal de noticias infosalus, durante años han estado tratando de atacar un gen llamado MYC que se sabe que impulsa el crecimiento de tumores en múltiples tipos de cáncer cuando está mutado o sobreexpresado.

Actualmente han identificado un nuevo camino que funciona como socio de MYC, se trata de una proteína llamada ATF4, y cuando este bloqueada, puede causar que las células cancerosas produzcan demasiada proteína y mueran.

Según el estudio publicado en la revista Nature Cell Biology, en ciertos tumores uno de los pasos que impide su crecimiento está regulado por una quinasa llamada PERK, que activa ATF4.

Al atacar a la proteína ATF4 , existe menos redundancia incorporada para permitir que el cáncer sobreviva. También controla la velocidad a la que las células producen proteínas específicas llamadas 4E-BP.

Agencias.