Un equipo de científicos observa impacientemente una placa de laboratorio en busca de la primera pista de que una vacuna experimental contra el coronavirus podría funcionar.

Después de semanas de investigación sin cesar en los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), llegó el momento de una prueba clave. Si la vacuna acelera el sistema inmunitario, las muestras en ese plato (sangre extraída de ratones inmunizados) cambiarían de color.

“En momentos como este en especial, todos se agolpan”, dijo Kizzmekia Corbett, investigadora del NIH que lidera el desarrollo de la vacuna. Cuando su equipo envió noticias de los resultados positivos, “fue absolutamente increíble”.

Decenas de grupos de investigación en todo el mundo están en una carrera para desarrollar una vacuna a medida que los casos de COVID-19 continúan creciendo. Es importante destacar que están buscando diferentes tipos de vacunas: algunas que podrían resultar más potentes y otras temporales, aquellas que podrían proteger la salud de las personas un mes o dos mientras se desarrolla una protección más duradera.

Agencias.