Las primeras preguntas que debemos plantearnos son ¿hubiera sido posible desnudar los más de 88 millones de pesos encontrados al tesorero del ex gobernador tabasqueño Andrés Granier si siguiera gobernando el mismo partido? ¿Es el tesorero el único ex funcionario que defraudó recursos públicos en Tabasco? ¿Algún día se sabrá exactamente la cantidad de recursos desviados?

Para todas estas preguntas, las respuestas son un inminente no. Sin embargo, el escándalo que envuelve hoy al estado vecino no es nuevo. En la mayoría de las entidades federativas donde han ocurrido cambios de poderes, de un partido diferente a otro, se han revelado presuntos desvíos. Ahí están los casos de Nuevo León, Querétaro, Chiapas, Oaxaca, Yucatán y más recientemente Michoacán, donde la misma Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha documentado desvíos millonarios, pero en todos los casos el desenlace es el mismo: cero prisión de responsables.

Lo anterior nos lleva a concluir que en el caso de Tabasco existen pocas posibilidades de que el –o los responsables- queden tras las rejas. La alternancia de partidos, si bien es saludable para una ciudadanía que se pronuncia por un cambio, no siempre garantiza castigo a aquellos que defraudan o que ocultan manejo de recursos, debido a que los gobiernos entrantes optan muchas veces por ‘politizar’ las leyes y les interesan más los golpes mediáticos. Las entidades necesitan una aplicación estricta de la ley y que los órganos de supervisión tengan los dientes necesarios para sancionar a los responsables. De lo contrario, todo quedará en golpes mediáticos.

También podría interesarte  Carta a los maestros

TUMBABURROS

Cordero (Sust. propio). Apellido de un senador que, gracias a su diferencia de posturas y de opinión con el dirigente nacional de su partido, se ha convertido en uno de los políticos más populares en los últimos días y que ahora se la cree tanto que incluso ya anunció que podría crear su propio partido.

Clásico (Sust. común). Dícese así a un encuentro deportivo que causa expectativas, emoción, sorpresas, llantos y alegrías y que fue visto ayer por millones de aficionados al deporte más popular del mundo, sin importar lo que pase a su alrededor. Juego que no siempre garantiza lo mejor de lo mejor.

Guardadito (Adj.). Acción pequeñita hecha por un pececito gordito que tomó una cantidad chiquita de dinero de su jefecito lindo que tendría milloncitos en su bolsita, después de desgobernar a un estado vecino. Dinerito robado que jamás sabremos quién lo sustrajo.