-¿Viste lo que hicieron las lluvias? Vaya dimensión que tomaron las inundaciones, periodista. Sólo nos queda pedirle a Dios que no entre un huracán.

-¿De qué sirve la plegaria si la autoridad fue la responsable de dañar la convivencia de los campechanos?, Manuel.

-Así es, reportero, pero la neta es que si no se hiciese esa pobre gente seguiría bajo el agua y no vale, porque las casas no se las regalaron.

-Te decía que la mega obra del drenaje de la zona de Kalá ha provocado que salga a flote la corrupción, Manolo. Esa obra se hizo cuando Víctor Méndez era alcalde y Antonio González y demás le quitaron los terrenos a los Castilla para hacer el desarrollo. Los constructores, que ya sabes quiénes son, no se tomaron la molestia de hacer los drenajes y las vías de desalojo pluvial necesario para que no hubiese sucedido lo que pasa ahora.

-Pues sí, reportero, pero la historia se repitió con Oznerol, ve el fraccionamiento de la gasolinera de Maestros Campechanos, frente a “la bola de queso”. Ese fraccionamiento y esa zona ahora se vuelve una alberca porque los constructores tampoco hicieron nada por evitar que ese desagüe natural siguiera operando como se debía. Fueron obras sólo de ganar ganar y la gente que ahí vive las padece.

-Es verdad, Manuel. Pero debes de reconocer que Oznerol tenía que cumplirle a su principal promotor. Él le debe todo a ese constructor y pues mal hubiera hecho, para eso lo hicieron alcalde y cumplió también con cambiar el plano de la ciudad y cambiar los usos del suelo privilegiando a sus patrones. Te digo, él cumplió a quienes lo pusieron, que no fueron los electores campechanos.

-No sólo les cumplió a ellos sino a él mismo, periodista. Ya viste, la chamba la sacó Pedro Góngora mientras Oz vivió en la fiesta, y eso que las obras y todo era lo que quería Mario Hurtado, que también ocupó el mismo cargo con Fernando Ortega.

-Sí, pero fue diferente. A Fernando no le dieron lo que a Oz y recuerda cómo parió para terminar la Ría de San Francisco que aún necesitan terminarla. Sí Mario fue una imposición a los dos, su pariente no lo podía tener en el gobierno estatal así que lo mandó al municipal y bien que hizo pareja con Guayito Guerrero y compañía.

-Así es, se quedaron con todo bajo la supervisión del patrón de ellos… A cambio, pues todo lo que se hizo y hasta mal, ya ves lo de la “bola de queso” que se gastó una fortuna quesque para evitar las inundaciones y ya ves lo que sigue ocurriendo.

También podría interesarte  Protección Civil prevé hayan más anegaciones

-Malos y llorones, Manuel.

-Por eso te decía, amigo. Muchas de las obras que ahora se van a hacer significan corregir el rumbo de muchas de las cosas que se hicieron mal. Es un despilfarro para corregir los excesos de quienes son pésimos empresarios y sólo son exitosos cuando tienen a su disposición las arcas públicas. Hay un museo que se construye por el rumbo de Chac Pel: ya está inundada la base y el cimiento. Ese terreno no sirve para la obra, pero averigua de quién es y sabrás por qué se construye ahí. Te digo que todo se hace para favorecerse a sí mismos.

-¿Te imaginas si todo ese dinero que se ha conseguido fuera para obras realmente necesarias y no para resolver los problemas provocados por la avaricia y la corrupción?

-Claro que lo imagino, de entrada tendría luz Punta Xen y se podría promover esa zona que aunque es preciosa no se desarrolla porque no hay luz, toda se la quedaron para el desarrollo de los Noval y no le alcanzó a los otros, además darles algo sería ponerlos a competir y sólo querían el pastel para ellos.

-Es increíble: los que cedieron los terrenos para el desarrollo turístico más importante de Campeche no tienen luz. Somos la tierra del nunca jamás, en serio: nunca te lo imaginaste y jamás lo viste antes en ninguna otra parte. Para jalarse el cabello.

-Cuando haces esa reflexiones, periodista, salen a decirte que defiendes a Fernando Ortega, que es tu cuate, que a él si lo quieres.

-¿Tú también?, amigo. Mira, Ortega no ha prometido nada que no esté haciendo, le ha dedicado tiempo a lo que sus antecesores abandonaron: los municipios. Está trabajando y rescatando lo que se había perdido: la plaza comercial de Liverpool, los caminos vecinales que sólo fueron para robarse el dinero, viendo que se acabe el acueducto de Chicbul hecho con un proyecto de Sonora. Si reconocer que le dejaron un estado hecho un asco y endeudado como más es hablar bien de Ortega, pues ni modo.

-¿Nos vemos el viernes o también desapareces?

-Si las aerolíneas cumplen y no sobrevenden, aquí chismeamos.