Si hoy pudiéramos aprender algo de los mayas, esto podría ser que la grandeza de una civilización se basa en el esfuerzo permanente, en el aprendizaje continuo, en el cúmulo de experiencias y en el aprovechamiento de las oportunidades y de las circunstancias.

¿Y por qué hablar hoy de los mayas? Porque en nuestra ciudad se celebra un encuentro internacional de investigadores de esa cultura provenientes de cuatro países además de México y porque esa reunión se realiza desde hace 24 años en forma consecutiva.

Sin embargo, ‘Los Investigadores de la Cultura Maya’, organizado por la Dirección de Difusión Cultural de la Universidad Autónoma de Campeche, está muy lejos de ser un marco de referencia para la exposición de resultados de investigación, está muy lejos de convertirse en el escenario obligado para los académicos y está muy distante de ser la cumbre mayista por excelencia.

De hecho, en los últimos años ha visto aminorar su influencia e importancia ante reuniones, congresos y foros similares realizados en Chiapas, Yucatán, México, Guatemala, El Salvador e incluso en Europa. Y con ese mismo declive han dejado de asistir investigadores de talla internacional de diversas nacionalidades que ya no ven necesario viajar a Campeche y participar en el encuentro.

Lo peor es que estamos convencidos y siempre presumimos que Campeche tiene todo para convertirse en la capital cultural del país, que Campeche debe de ser la referencia en el tema de la vieja civilización, que es el que tiene el mayor número de zonas arqueológicas abiertas y no abiertas al público y que aquí hay al menos uno de los vestigios prehispánicos más importantes del país.

También podría interesarte  Caminantes

Y es verdad. El problema es que ha faltado fortalecer los vínculos, reforzar e impulsar el evento, hacerlo más atractivo, convencer a los académicos que Campeche es el mejor lugar para exponer sus trabajos, y ha faltado darle la importancia que queremos que los expertos también le den.

Si los mayas nos enseñaran hoy alguna lección, sería que su cultura y su herencia son mucho más que un mero souvenir turístico, más que una vieja historia, más que un congresito iniciado hace 24 años y con el que se tiene que seguir cumpliendo.

TUMBABURROS

Miedo (Sust. común).  Sensación de angustia por un peligro real o imaginario. Efecto que causa en un grupo político el alcance en las encuestas de un aspirante contrario a sus intereses, por lo que inician una guerra mediática en su contra.

Encuesta (Sust. común). Serie de preguntas que se hace a muchas personas para reunir datos, aunque a veces la metodología no está tan clara ni los resultados son transparentes o más bien son tendenciosos. Situación que el árbitro electoral se ha encargado de detener.

Huida (Sust. común). Acción de huir, de fugarse. La emprenden funcionarios que han quedado muy mal por últimos acontecimientos por los que ahora muchos piden su cabeza, aunque dichos servidores evitan las preguntas de la prensa y dicen que sólo son ‘chismes’.