Un niño inglés de 2 años no supo apreciar la oportunidad de conocer a la reina Isabel II, y lo demostró con un berrinche en presencia de su majestad.

El pequeño Alfie Lun debía entregar un ramo de flores a la reina durante la develación de un monumento en Londres el jueves. Pero se escabulló de los brazos de su madre y trató de sentarse en el suelo.

Finalmente su madre pudo recoger a Alfie, quien entregó el ramo a la reina con aire ofendido.

Isabel, una bisabuela de 90 años, aparentemente no se inmutó. Sonrió al niño y sus padres durante todo el encuentro.

debate.com.mx