Jelani Maraj, el hermano mayor de la rapera estadounidense Nicki Minaj, ha sido condenado esta semana a cumplir entre 25 años de prisión y cadena perpetua por un delito de violaciones reiteradas a la hija de 11 años de su ahora expareja. La menor en cuestión es la hija que tenía Jacqueline Robinson con una pareja anterior y que había pasado a ser la hijastra del acusado cuando ambos mantuvieron una relación sentimental hasta el 2015, año en que la denunciante puso fin al matrimonio y le acusó oficialmente de abusar de la pequeña.

En los cinco años que ha durado el juicio, tiempo en que el hermano de Minaj ha estado libre después de que la rapera pagara una fianza de 100.000 dólares para sacarle de prisión, los testimonios de la niña y su hermano pequeño y unas muestras de ADN han sido la clave para que la Corte Superior de Long Island (EE.UU.) alcanzara su veredicto.

Según la versión de la hija de Robinson, su padrastro, que se refería a ella como “su marioneta”, cometió abusos sexuales de abril a noviembre de 2015 repetidas veces al día y llegó a amenazar con pegarla si se resistía, algo que su hermano menor pudo confirmar tras haber sido testigo en varias ocasiones.

Como prueba definitiva para demostrar las violaciones, cometidas mientras la madre de los pequeños estaba trabajando, la Fiscalía también presentó una muestra de ADN del hermano de Minaj recogida de uno de los pijamas de la pequeña, lo que sirvió para despejar cualquier duda sobre su culpabilidad.

Como respuesta a estos argumentos, la defensa del padrastro de la menor se basó en la teoría sobre una manipulación de Jacqueline Robinson para hacer pagar 25 millones de dólares a su expareja después de romper su relación, tras lo que Maraj acabó admitiendo las agresiones sexuales cometidas y achacándolas a sus “problemas con la bebida”. “Me gustaría disculparme por el dolor que causé. Tuve un problema excesivo con la bebida”, afirmó el hermano de la rapera para declararse inocente durante una de las últimas vistas del juicio antes del veredicto, que no sirvió para pasar por alto delitos indiscutibles como los que se le han atribuido finalmente.

Ahora, además de haberse confirmado que Jelani Maraj pasará el resto de su vida en la cárcel, lo más probable es que tampoco vuelva a ver a Nicki Minaj, que tras la implicación de su hermano en la violación ha optado por distanciarse e, incluso, negarse a testificar en su favor durante el juicio en el ya que ha sido condenado.

Agencias.