Inspectores. La Subdirección de Ingresos ha revisado un total de 10 negocios por día desde el inicio de la actual administración

REDACCIÓN

Con el objetivo de normar los giros comerciales y regularizar los trámites municipales para evitar la clausura, la Subdirección de Ingresos de la Tesorería Municipal realizó un recorrido por las principales avenidas de la ciudad para detectar si los comercios cuentan con los permisos y licencias vigentes.

La tesorera municipal, Jaquelinne Salazar Dzib, señaló que el personal del Departamento de Comercio Establecido, adscrito a la Coordinación de Fiscalización de la Subdirección de Ingresos, continúa con la verificación por giros comerciales.

Destacó la importancia para que todos los comerciantes cumplan con sus obligaciones municipales, en base al reglamento para el comercio del Municipio de Campeche, ya que se encuentran obligados a obtener permiso o autorización de funcionamiento ante la autoridad municipal.

Explicó que el personal de Ingresos se ha dado a la tarea de recorrer las avenidas López Mateos, Gobernadores y Central, con el objetivo de verificar los establecimientos e invitar a los propietarios a que se regularicen o se pongan al corriente en cuanto al refrendo de sus licencias y de esa manera evitar las multas.

Dio a conocer que la Subdirección de Ingresos a la fecha ha revisado un total de 10 negocios por día en diversos sectores de la población, desde el inicio de la actual administración, a través de inspectores.

La finalidad es identificar a los comercios establecidos que no están al corriente de sus contribuciones e invitarlos a ponerse al día, se invita a todos los comerciantes de diversos giros que no están al corriente para que acudan a la brevedad posible a regularizarse.

Por último, señaló que después de la visita a los comercios, se espera que en un plazo no mayor a 10 días se presenten a la Tesorería Municipal para llevar y cumplir con su documentación, de lo contrario se les aplicará una sanción que consiste a una multa hasta 350 salarios mínimos, y según sea el caso se podría aplicar la clausura temporal o definitiva del establecimiento.