Con más de 3.400 fallecidos, España se convirtió este miércoles en el segundo país del mundo después de Italia con más víctimas mortales por el coronavirus, superando a China, lugar de origen de la pandemia.

En una semana que ya se auguraba “muy dura”, España cuenta por cientos sus muertos diarios: 462 el lunes, 514 el martes y 738 este miércoles, el día con más fallecidos debido a esta enfermedad.

China, el país donde se originó la pandemia, registraba hasta la fecha 3.281 víctimas mortales y solo Italia, con 6.820 decesos en su último balance, se sitúa por delante de España.

Desde el 14 de marzo, los casi 47 millones de españoles viven confinados en sus casas, que solo pueden abandonar para ir a trabajar si no pueden hacerlo a distancia o para actividades imprescindibles como comprar comida o medicamentos.

El Congreso debe ratificar por la tarde la prórroga del estado de alarma hasta la medianoche del 11 al 12 de abril decretada por el gobierno, que descarta detener toda la actividad económica no esencial como hizo Italia y reclaman algunas regiones.

“Ya estamos en una situación que con el decreto del estado de alarma se ha parado mucho la actividad económica”, defendió la ministra de Economía Nadia Calviño en la radio RNE.

“El objetivo no debe ser parar actividad, sino proteger a los trabajadores”, insistió la ministra, confiando en que “pronto veamos el impacto en términos de ralentización en la curva”.

Agencias.