Doctores descubrieron que un hombre de Texas que se quejaba de vómitos causados por fuertes dolores de cabeza, tenía en su cerebro una lombriz solitaria que vivió ahí durante una década.

Según IFLScience, el paciente llamado Gerard, también padecía de compresión en el tronco encefálico y presión intracraneal debida a hidricefalia, que es la acumulación del líquido en el cerebro, una situación potencialmente letal que requería de una cirugía de emergencia.

Antes de la cirugía, los médicos le realizaron una tomografía que reveló un quiste en el cuarto ventrículo del cerebro, la cavidad responsable de la producción y transición del fluido cerebroespinal.

El doctor Jordan Amadio del centro médico Ascensión Seton, dijo al sitio que el quiste tenía una forma extraña, por lo que ordenó un análisis patológico. Los resultados revelaron que el hombre tenía una tenia, o lombriz solitaria, que llevaba diez años en su cerebro.

Las lombrices solitarias normalmente se propagan a través de agua, comida o superficies contaminadas con heces fecales o comiendo carne de res o cerdo cruda. En la mayoría de los casos, las tenias se quedan en el estómago de las personas, pero rara vez pueden moverse a otras partes del cuerpo.

Esta condición es difícil de diagnosticar, ya que los síntomas son mínimos o inexistentes, pero casos severos pueden generar neurocisticercosis, una infección de parásitos en el cerebro que puede generar ataques epilépticos.

Una vez que fue removida la lombriz solitario, los doctores encontraron que medía entre cuatro y cinco centímetros, señalando que fue probable que el hombre se infectara al comer alimentos contaminados.

Por último, los médicos señalaron que el paciente se recuperó completamente y recomendaron a todas las personas seguir las medidas higiénicas necesarias antes de comer.

Agencias.