Luego de que la Diócesis de Campeche actuara en forma irresponsable ante la creciente ola de contagios de Covid-19 en la entidad y traspasara las disposiciones oficiales al celebrar misas con fieles presentes en la Catedral, fue el secretario estatal de Salud, José Luis González Pinzón quien reprochó a la Iglesia católica por haber incurrido en una acción incorrecta.

Como se recordará, ayer EL EXPRESO publicó una nota bajo el título “Desafía el clero a la SSA”, en la que se informó a la población que el obispo José Francisco González González el domingo había oficiado la misa con feligreses presentes en la Catedral de la ciudad, pese a que el semáforo naranja indica alto riesgo de contagios y la celebración de actividades -de cualquier tipo, incluyendo los servicios religiosos- está prohibida en lugares cerrados.

También se advirtió que, de no poner orden, las iglesias de otros credos podrían imitar la “rebelión” católica y generar un panorama aún más complicado de casos confirmados de coronavirus en Campeche.

Entrevistado al respecto, el titular de la SSA confirmó que las celebraciones religiosas siguen prohibidas al no ser actividades consideradas esenciales, y anticipó que la Copriscam se acercará a la Diócesis de Campeche para realizar un extrañamiento e informarle que aún no es posible la apertura de los templos a la asistencia de feligreses.

Wilmer Delgado.